Para que la ciencia y la tecnología tengan impacto en el desarrollo del país se requiere que se le asigne “una inversión mínima” del 1 por ciento del Producto Interno Bruto, sin embargo ningún gobierno mexicano lo ha logrado. El presupesto más alto que se le asignó fue del medio por ciento en 2015, aseguró Julia Tagueña, coordinadora general del Foro Consultivo Científico y Tecnológico e investigadora de la UNAM. Opina que cuando menos se debiera cumplir el mandato constitucional de invertir el 1 de ciento. Y es que instituciones académicas reconocidas como el CIDE y Colegio de México, entre otras, actualmente están sufriendo hasta para pagar la luz, debido a los drásticos recortes presupuestales de Hacienda.