Lugar:
Fuente:
Expansión / España

El financiero George Soros; la heredera del gigante DisneyAbigail Disney; el cofundador de FacebookChris Hughes; las familias BowditchGund yPritzker… Todos ellos forman parte de un club de multimillonarios muy especial.

Hasta diecinueve poseedores de grandes fortunas de Estados Unidos han escrito una carta a los candidatos presidenciales para reclamar un impuesto a los más ricos. Según ellos, una tasa del 1% sobre la fortuna del 1% de los ciudadanos más adinerados ayudaría “a enfrentar la crisis climática, mejorar la economía, mejoras sanitarias, crear oportunidades y fortalecer nuestras libertades democráticas”.

La reivindicación contrasta con la estrategia del actual presidente, Donald Trump, que ha convertido la bajada de impuestos en el gran triunfo de su mandato, pero está en línea de las propuestas de muchos líderes demócratas.

Elizabeth Warrensenadora y candidata a la Casa Blanca, propone, por ejemplo, un impuesto a las 75,000 familias más ricas del país con el que se generarían 3,000 millones de dólares en ingresos fiscales durante diez años.

Con ellos, “se podrían financiar el desarrollo energías limpias para mitigar el cambio climático, el cuidado infantil universal, el alivio de la deuda de préstamos estudiantiles, la modernización de la infraestructura, los créditos fiscales para las familias de bajos ingresos, las soluciones de salud pública y otros recursos”, dice este grupo de millonarios.

El 1% de los más ricos tiene tanta riqueza como el 90% de los estadounidenses, lo que refleja niveles históricos de riqueza entre los más ricos. “Aquellos de nosotros que firmamos esta carta disfrutamos de fortunas poco comunes, pero cada uno de nosotros quiere vivir en una América que resuelva los mayores desafíos de nuestro futuro común”, aseguran.

El concepto de un impuesto a la riqueza no es nuevo en el país. “Millones de estadounidenses de ingresos medios ya pagan una tasa sobre el patrimonio cada año en forma de impuestos a la propiedad en su forma principal de riqueza: su hogar”, explican. El tipo de impuesto del 1% que apoyan equivaldría a un gravamen sobre la fuente principal de su riqueza.

“El próximo dólar de nuevos ingresos fiscales debe provenir de los estadounidenses más afortunados financieramente, no de los estadounidenses de ingresos medios y bajos. América tiene la responsabilidad moral, ética y económica de gravar más nuestra riqueza”, dicen los 19 firmantes de la carta.

El financiero Warren Buffett no forma parte de este grupo, pero ha reconocido públicamente que los millonarios pagan proporcionalmente pocos impuestos, explicando que él mismo tiene menor carga impositiva que su secretaria.

Según los cálculos del grupo de multimillonarios que lidera Soros, el 1% de los más ricos pagarán un 3.2% de su riqueza en impuestos este año, frente al 7.2% del resto de los hogares.