Lugar:
Fuente:
El Financiero

El arma secreta de Coca-Cola en la’ guerra’ del agua con gas proviene de un manantial de piedra caliza escondido debajo de una montaña en Monterrey.

El agua mineral mexicana Topo Chico aumentó 39 por ciento sus ventas en Estados Unidos en el último año, es decir, cerca de 139 millones de dólares.

Lo anterior, se produjo cuando el mercado global de agua con gas, que ha registrado un crecimiento a dos dígitos anualmente desde al menos 2015, aumentó un 14.5 por ciento, aproximadamente 3.1 mil millones de dólares.

Topo Chico se ha visto impulsada gracias al fervor que ha causado en Texas, en donde la gente la usa para refrescarse y hasta para hacer bebidas en los bares. También es popular en el norte del país, en lugares como Durango y Monterrey.

Hace dos años Coca-Cola pagó 220 millones de dólares por los derechos de distribución de Topo Chico en EU y la marca global, incluyendo México, en una apuesta para ayudarla contra su rival PepsiCo, mientras ambas se alejan de las bebidas azucaradas.

Una apuesta de que la marca puede ayudar al gigante de las bebidas a defenderse de su rival PepsiCo. Con el mercado reluciente en Estados Unidos. Atrayendo a más y más clientes, Topo Chico se está convirtiendo en el centro de atención.

Coca-Cola generalmente usa su vasta red de distribución para cubrir en en el país vecino, y casi en cualquier otro lugar del mundo, con bebidas que van desde Coca-Cola Light y Powerade hasta Smartwater y Minute Maid.

Arca, que todavía está a cargo de embotellar el producto, ha invertido alrededor de 42 millones de dólares en la operación Topo Chico para satisfacer la mayor demanda que está surgiendo desde la compra de Coca-Cola.

Cuando se trata de Topo Chico, el desafío es preservar el ambiente local y la herencia mexicana que le da a la marca su prestigio con los consumidores.

La compañía dice que está adoptando un enfoque cuidadoso a medida que se expande, en un esfuerzo por preservar parte de la tradición de la marca a lo largo de los años.

“No queremos perder eso poniéndolo en todas partes”, dijo Chaly Moyen, quien supervisa la estrategia.

“No hay nada mejor que una Topo Chico bien fría después de un turno largo y difícil”, afirmó Yu en 2017 al NYT, quien en 2016 fue nombrado Mejor Ched del Suroeste por la Fundación james Beard. “Creo que tiene un sabor más limpio; definitivamente es la más chispeante y me gusta mucho su ligera salinidad.”

La historia de Topo Chico comenzó en la década de 1400, cuando, según la leyenda, una princesa azteca fue curada por sus aguas termales.

El manantial fue un destino de baño durante siglos hasta que apareció un tejano en la década de 1890 con un plan de negocios: embotellar el agua como bebida.

El negocio fue adquirido por un par de trabajadores mexicanos en 1920 y seis años después obtuvieron los primeros derechos para embotellar y vender Coca-Cola en México, utilizando la misma planta donde hoy se fabrica Topo Chico.

Esa compañía luego se convirtió en Arca Continental SAB , la segunda mayor embotelladora de Coca-Cola en América Latina y la compañía matriz original de la marca Topo Chico.

Las oficinas de Topo Chico se encuentran en un antiguo hotel boutique a unos 15 minutos del centro de Monterrey: un edificio de mármol de dos pisos con ladrillos rojos para marcos de ventanas, balcones barrocos, faros antiguas y palmeras en el exterior.

El agua se procesa en una planta cercana, con una pizca de CO₂ agregado para compensar algunos de los minerales perdidos durante la purificación, según la compañía. Los fanáticos de Topo Chico apuestan por su sabor limpio, e incluso dicen que puede usarse como una cura para la resaca.

“Coca-Cola es consciente de que están comprando una marca que debe ser atendida”, dijo Ramón Maraboto, quien supervisa la planta de Topo para Arca. “Esta marca tiene su propia huella digital”.

El crecimiento en el mercado estadounidense de agua gasificada fue impulsado en gran medida por LaCroix. La marca, que se vende casi exclusivamente en Estados Unidos. Según Euromonitor, sus ventas aumentaron casi ocho veces en los últimos cinco años, a 800 millones de dólares en 2018.

Sin embargo, el crecimiento no pasó desapercibido y ahora LaCroix está luchando para defenderse de toda la competencia. Sus ventas han caído en los últimos meses, golpeadas en gran parte por Bubly, que ha sido respaldado por el considerable presupuesto publicitario de PepsiCo.

Bubly tuvo 171 millones de dólares en ventas durante las 52 semanas que terminaron el 16 de junio, según IRI. Coca-Cola ha ofrecido Smartwater desde 2016 y agregó sabores a principios de este año, incluida la pera de manzana fuji y la naranja sanguina de fresa. También vende una versión brillante de Dasani, su marca principal de agua embotellada.

Luego está Topo Chico.

Durante años, la presencia de la marca en los Estados Unidos Fue principalmente en Texas, donde algunos fanáticos reaccionaron ante la noticia de la compra de Coca-Cola con consternación e incluso boicots, especialmente en Austin.

Sin embargo, Topo Chico ya se está moviendo mucho más allá de Austin. El mes pasado, en la gran inauguración de una nueva ubicación de Whole Foods en Weehawken, Nueva Jersey, se apilaron paquetes de 12 botellas de bebidas con descuento cerca de los pasillos de pago en el exclusivo supermercado de Amazon.

James Quincey, director ejecutivo de Coca-Cola, citó recientemente la “fantástica tasa de crecimiento” de la marca y dijo que estaba ayudando a impulsar la cartera general de marcas premium de agua de la compañía. El próximo año, las ventas de Topo Chico en Estados Unidos podrían pasar las de México, según Maraboto.

Mientras tanto, está apareciendo en algunos rincones remotos de Estados Unidos, por ejemplo, en Pahoa, una ciudad de aproximadamente mil personas en la esquina sureste de la Isla Grande de Hawai, el Island Naturals Market & Deli ha estado vendiendo la bebida durante aproximadamente tres meses.