El Presidente Donald Trump declaró que los tiroteos masivos en Texas y Ohio fueron “ataques nefastos” y “crímenes contra la humanidad”: Trump condenó el supremacismo blanco, las expresiones racistas y de odio, pero no atribuyó la violencia al exceso en la facilidad para adquirir cualquier tipo de armas, incluso de asalto, por parte de los ciudadanos, sino a las enfermedades mentales y a los videojuegos. Hace unos días dijo ser “la persona menos racista del mundo”. La información es de AP y la publica “MIlenio”.