“Nunca apresurarse. Mantener el corazón sereno. Sentarse con la tranquilidad de una tortuga, caminar con la viveza de un pájaro y dormir tan profundamente como un perro. Evitar toda clase de emociones extremas. Observar un programa físico  de ejercicios diarios y respiratorios (sobre todo, estos últimos). En cuanto a comida: una dieta vegetariana, evitar todo tipo de excesos por las noches de verano y comer un poco más en las mañanas de invierno”.. Lo escribió Li-Chung-Yuen (quien murió entre los 197 y los 256 años de edad según dos datos) y lo retoma Rosa María Campos en “Diario de Xalapa” que dirige Víctor Murguía. Foto de Wikipedia… “Ni que fuera Chabelo”, escribe Rodolfo Olmos en el face.