Lugar:
Fuente:
Afp

Violentos combates entre fuerzas gubernamentales y rebeldes en la provincia siria de Idlib, fronteriza con Turquía, dejaron al menos 60 combatientes muertos este martes, afirmó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH).

Las fuerzas gubernamentales tuvieron 29 muertos y las fuerzas insurgentes y yihadistas 31, según el OSDH.

“Violentos enfrentamientos estallaron al este de Jan Sheijun al alba tras ataques de grupos yihadistas y rebeldes contra posiciones del régimen”, precisó el director del OSDH Abdel Rahman.

Por otra parte, diez civiles murieron en los bombardeos aéreos del régimen en la provincia.

Estos ataques rebeldes coinciden con el viaje este martes del presidente turco Recep Tayyip Erdogan a Moscú. Ahí fue recibido por su homólogo ruso Vladimir Putin, y ambos expresaron su “seria inquietud” sobre la situación en Idlib.

Una parte de la provincia de Idlib, noroeste, y de sectores adyacentes de las provincias de Alepo y Latakia están bajo control de los yihadistas de Hayat Tahrir al Sham (HTS, exrama siria de Al Qaeda) y otros grupos rebeldes proturcos de menor importancia.

El miércoles pasado, las fuerzas del gobierno retomaron la ciudad clave de Jan Sehjun y varias localidades de la provincia de Hama.

Un puesto de observación militar turco quedó rodeado por las fuerzas gubernamentales sirias.

El gobierno concentró tropas en Jan Sheijun para lanzar una ofensiva hacia Maaret al Numan, unos 15 km al norte, indicó el OSDH.

Esas dos ciudades están ubicadas en una autopista que une Damasco, la capital siria, y Alepo, la gran ciudad del norte, ambas bajo control del presidente Bashar al Asad.

La ofensiva gubernamental se llevó a cabo a pesar de un acuerdo sobre una “zona desmilitarizada” negociado por Rusia y Turquía para separar las fuerzas leales a Al Asad y los insurgentes.

Desde fines de abril, los bombardeos de la aviación siria y rusa causaron la muerte de unos 900 civiles en Idlib, según el OSDH. Más de 400 mil personas fueron desplazadas, según la ONU.

Iniciada en 2011, la guerra en Siria ha causado más de 370 mil muertos.