Lugar:
Fuente:
Reuters

Luego de que la inflación en México se ubicara por debajo del objetivo del banco central de 3 por ciento por primera vez en tres años, aumentaron las apuestas a que la autoridad monetaria recortará su tasa clave hasta en tres ocasiones en lo que resta de 2019.

La expectativa de varios analistas e inversionistas es que la Junta de Gobierno de BdeM reduzca la tasa, que se ubica en 8 por ciento, en 25 puntos base en cada una de las reuniones que restan en el año y que se realizarán el jueves 26 de septiembre, el 14 de noviembre y el 19 de diciembre.

De cumplirse las previsiones, la tasa de referencia podría cerrar el año hasta en 7.25 por ciento, su nivel más bajo desde 2017. El Banco de México recortó en agosto su tasa por primera vez en cinco años, desde su máximo de una década de 8.25 por ciento.

Las apuestas se dispararon luego de que se informara este martes que el índice de precios al consumidor se desaceleró a 2.99 por ciento a tasa anual en la primera mitad de septiembre, ligando nueve quincenas a la baja y sorprendiendo al mercado que esperaba 3.03 por ciento, según un sondeo de Reuters.

“Dada la dinámica de inflación favorable (…) esperamos otro recorte de tasas de 25 puntos base en la reunión del 26 de septiembre y al menos dos recortes más de 25 puntos base antes de fin de año”, dijo Alberto Ramos, economista en jefe para América Latina de Goldman Sachs.

Tras la reunión de agosto, el especialista anticipó que los recortes de este año sumarían al menos 75 puntos base, pero ahora anticipa que serían al menos 100 puntos base.

Las negociaciones en el mercado de derivados también apuntan a tres recortes más en lo que resta del año, aseguran expertos.

“La curva de rendimientos descuenta 79 puntos base de recortes implícitos para lo que resta del año, atribuyendo una probabilidad de 100 por ciento de disminuciones de 25 puntos base en cada una de las juntas que restan en 2019”, afirmó Alejandro Padilla, director de estrategia en renta fija y tipo de cambio de Banorte.

El experto apuntó tras la junta de agosto que la curva descontaba 36 puntos base para el resto del año.

Las expectativas ocurren en medio de una ola de recortes en el costo del fondeo de los principales bancos centrales del mundo, incluidos la Reserva Federal de Estados Unidos y el Banco Central Europeo.

México tiene la tercera tasa más alta al interior del G-20, según datos del Banco de Pagos Internacionales, lo que le otorga un mayor espacio de maniobra para reducciones adicionales.

“México tiene las tasas nominales y reales más altas de la mayoría de los mercados emergentes, además de tener los pronósticos más bajos de crecimiento”, escribió en una nota de análisis el equipo responsable de inversiones de Sura México.

“Esto amplía la probabilidad de un número mayor de recortes en 2019”, agregó.

Un sondeo de Reuters mostró que el mercado espera que Banco de México rebaje a 7.75 por ciento la tasa referencial el próximo jueves.