Lugar:
Fuente:
La Jornada / Susana González G.

Hoteles y proveedores de servicios turísticos de transporte, excursiones o de paseos en parques de Cancún y Riviera Maya tendrán que recurrir a diferentes medidas legales para asegurarse el pago de adeudos pendientes por parte del corporativo británico Thomas Cook, uno de los mayores y más antiguos operadores turísticos del mundo pero en quiebra desde el lunes, aseguró Darío Flota Ocampo, director general del Consejo de Promoción Turística de Quintana Roo.

Si bien el funcionario sostuvo que en el corto plazo resultarán afectadas las zonas turísticas del Caribe mexicano porque la mayoría de los británicos que lo visitaban lo hacían contratando a Thomas Cook y, de entrada, los aviones de su aerolínea ya fueron requisadas por el gobierno del Reino Unido, confió en que a largo plazo se regularice el flujo de visitantes de ese país a México.

“Yo creo que después de un periodo de transición y acomodo, los pasajeros serán absorbidos por el propio mercado y los competidores de Thomas Cook, como Tui –siglas de Touristik Union International, una empresa de origen alemán–, el más importante de ellos. Vamos a ver un reforzamiento de las operaciones aéreas, seguramente un incremento de las frecuencias de aerolíneas que ya conectan con diferentes destinos y en nuestro caso con British Airways, que van a ir asumiendo gradualmente la cuota de mercado que cubría Thomas Cook en Inglaterra”, comentó Darío Flota desde Madrid, España, donde realiza una gira de trabajo con autoridades de Quintana Roo.