“Manuel Gómez Morín.”
Mtro. José Miguel Naranjo Ramírez.

En el año 1929 siendo Rector de la Universidad Nacional de México don Antonio Castro Leal, se originó una huelga estudiantil que culminó con la promulgación de la Ley Orgánica mediante la cual se otorgó cierta Autonomía a la Universidad, si bien la Autonomía fue limitada y tuvieron que pasar varios años de luchas para lograr consolidarla, el año 1929 se recuerda como el nacimiento de la Universidad Nacional Autónoma de México.
Con el paso de los años la Autonomía no tan sólo fue reconocida y respetada por el Estado, sino que se convirtió en el principal instrumento para que la UNAM se consolidara como una de las mejores universidades del mundo, y es que la palabra Autonomía es sinónimo de libertad de cátedra, de pensamiento, de crítica, facilita las ideas, los debates, las polémicas, mantiene una necesaria y sana distancia con el poder político normalmente controlador y autoritario, y, sobre todo, la Autonomía universitaria es un derecho indiscutible, irrenunciable, inalienable e intransferible, el sólo hecho de intentar eliminarlo nos convertiría en sociedades bárbaras, por ello conocer parte de la historia de estos derechos ganados y consolidados es reconocer la grandeza de nuestro pasado, que nos sirve para defenderlo en el presente y el futuro.
Uno de los reconocidos personajes que siendo Rector de la UNAM, se convirtió en pieza fundamental para consolidar la Autonomía universitaria fue Manuel Gómez Morín. Este ilustre personaje perteneció al conocido grupo llamado: “Los siete sabios de México”. Hombre integro, culto, luchador social, creador de instituciones, desde muy joven fue catedrático en la Escuela Nacional Preparatoria y en la Facultad de Jurisprudencia, Gómez Morín escribió un ensayo referente titulado: “1915”, donde afirmaba que ellos eran “la generación eje” de este país, es decir, la generación del cambio, y en esta ocasión nos acercaremos al pensamiento de Gómez Morín a través del capítulo tercero de la obra titulada: “México visto en el siglo XX”, escrita por los profesores James W. Wilkie y Edna Monzón de Wilkie, donde compilan largas entrevistas que le hicieron a Gómez Morín en la década de los sesentas.
En las diversas y largas entrevistas nos encontraremos con gran variedad de temas, hay datos biográficos de Gómez Morín, conoceremos su formación académica, su larga y valiosa trayectoria, su cercana relación con José Vasconcelos y todo el grupo del Ateneo de la Juventud, no obstante, en el presente artículo compartiré la parte cuando Gómez Morín es Rector y nos cuenta de manera clara y precisa el proceso y consolidación de la Autonomía de la UNAM.
En el texto el profesor James Wilkie (en adelante JW) le pregunta: “Bueno, durante estos años usted se reunió con sus amigos o con otros intelectuales para hablar de eso y pensar en una acción para ayudar a México en términos políticos.
Manuel Gómez Morin (en adelante MGM) contesta: Muy frecuentemente nos reuníamos en diversos grupos para ver que era posible hacer; pero sin llegar a la decisión de formar un partido. Alguna vez invité a un grupo de grandes intelectuales que iban desde técnicos, como don Valentín Gama, hasta políticos, como Narciso Bassols, para encontrar juntos un camino; pero no fue posible y abandonamos ese esfuerzo. Luego fui llamado a la Rectoría de la Universidad en 1933, y tuve que emplear esos años de 1933 y 1934 para pasar el peor momento de la crisis de la Autonomía. A la Universidad, que tenía entonces 27,000 alumnos, la dejó el gobierno con 500,000 pesos de ingreso.
JW: ¿y por qué cortó el subsidio el gobierno?
MGM: Por la Autonomía. Pero se trataba de la misma lucha por la libertad de enseñanza, que en la Universidad se vuelve más intensa, porque pensar en una Universidad en que el maestro va a decir lo que le ordenan en la Secretaría de Educación, ¡es monstruoso! En la Universidad nunca aceptamos la teoría de la universalidad socialista, ni ninguna otra forma de sectarismo. Yo fui Rector, y había profesores socialistas y marxistas, y profesores no marxistas ni socialistas. Es decir, creo que no es compatible la idea de una subordinación doctrinal al gobierno, con el trabajo intelectual del maestro universitario.
JW: ¿La Universidad recibió su Autonomía?
MGM: La Autonomía parcial en 1929, después de la huelga contra Antonio Castro Leal. Y después, la autonomía total en 1933, en una huelga contra Bassols.
JW: Y al fin, ¿Qué tiene que decir de la Autonomía de la Universidad? ¿Es buena o es mala? O ¿la abusan los estudiantes? ¿Sería bueno otro sistema para su funcionamiento?
MGM: Ahora tiene un fuerte presupuesto, pero aun con todos sus problemas que tiene actualmente, creo que está mejor ahora, a pesar de su Autonomía limitada y de su organización aun defectuosa, que si estuviera totalmente en manos del Estado. Por lo menos hay una esperanza, mientras sea una Universidad Autónoma, de que se detenga una crisis, una fiebre violenta y que pueda salvarse otra vez, librarse de quienes quieren deformarla, hacerla sectaria, ponerla al servicio de un partido, impedirle su misión verdadera.”
Las entrevistas a Manuel Gómez Morín que se reúnen en la obra: “México visto en el siglo XX”, se realizaron en los años 1964-65, en esos años la UNAM seguía luchando por fortalecer su Autonomía, e incluso todavía viviría dificilísimos momentos como la matanza del 68, sin embargo, fiel al espíritu universitario la lucha se mantuvo y al final el objetivo se logró, hoy Gómez Morín ya no está con nosotros, pero sin duda su espíritu combativo forma parte del gran espíritu de una Universidad viva y esencialmente Autónoma. “Por mi raza hablará el espíritu.”

Correo electrónico: miguel_naranjo@nullhotmail.com
[email protected]
Facebook: Jose Miguel Naranjo Ramirez.