Los diputados habían aprobado un periodo de 5 años para todos los servidores públicos. En el Senado se acotó la disposición a mandos superiores, pero se amplió el plazo a 10 años. Estos no podrán ocupar puestos en empresas que hayan supervisado, regulado o respecto de las cuales hayan tenido información privilegiada en el ejercicio de su cargo público, salvo que pase 10 años. La Ley de Austeridad fue aprobada en lo general. La nota es de Claudia Salazar en “Reforma”. Foto de Tomás Martínez.