Lugar:
Fuente:
Afp

El gobierno del británico Boris Johnson estableció el lunes sus prioridades legislativas en una pomposa ceremonia presidida por la reina Isabel II, que presentó un programa gubernamental encabezado por el Brexit pero cuya mayoría de medidas muy probablemente no se promulguen.

En un discurso leído en la Cámara de los Lores, la monarca anunció 26 proyectos de ley que van desde la aplicación de un acuerdo de divorcio con la Unión Europea, aún no negociado, hasta la modificación de las sentencias penales o la protección del medio ambiente.

“La prioridad de mi gobierno siempre ha sido asegurar la salida del Reino Unido de la Unión Europea el 31 de octubre”, dijo, pronunciando palabras escritas por el ejecutivo.

Esto incluye planes para un proyecto de ley de Tratado de Retirada de la UE que traduzca a la legislación británica un eventual acuerdo que Johnson todavía está negociando con Bruselas cuando faltan solo dos semanas y media para la fecha prevista.

En el discurso, la reina detalló así planes para un nuevo régimen pesquero, agrícola y comercial tras el Brexit, y leyes para proteger los servicios financieros y legales del país.

También mencionó una legislación para poner fin a la libertad de circulación de los ciudadanos de la UE y establecer un nuevo sistema de inmigración basado en puntos que entraría en vigor en 2021.

Anunció proyectos de ley para proteger a los animales, luchar contra la contaminación por plástico, impulsar el servicio de salud público, abordar la violencia doméstica e introducir sentencias más duras para los delincuentes.

Sin embargo, es muy probable que pocas de estas leyes sean promulgadas, ya que Johnson no tiene una mayoría en la Cámara de los Comunes desde que expulsó de su partido a 21 diputados rebeldes conservadores.

Tras el 31 de octubre, tanto si hay como si no hay un acuerdo de Brexit, se prevé que se convoquen elecciones legislativas anticipadas.