Lugar:
Fuente:
Bloomberg / Nacha Cattan

La inflación en México se encamina a ligar su segundo mes consecutivo en el objetivo del Banco de México (Banxico), mientras que un indicador clave de la actividad económica tuvo una sorpresiva caída, según los datos publicados este jueves. Estos refuerzan los pronósticos de que habrá fuertes recortes en la tasa de interés del país.

Los precios al consumidor durante la primera quincena de octubre se ubicaron en un nivel de 3.01 por ciento respecto al año anterior, menos de lo esperado por analistas en una encuesta de Bloomberg y en línea con el rango objetivo de 3 por ciento (+/- 1 punto porcentual) del Banco Central.

Por otra parte, la actividad económica en agosto se contrajo inesperadamente en 0.4 por ciento con base en cifras ajustadas por estacionalidad respecto a 2018, sorprendiendo a los analistas que esperaban una ganancia de 0.5 por ciento.

Por ello, los inversionistas aumentan sus apuestas a que el Banxico continuará una serie de recortes a la tasa de interés, que inició en agosto, ya que esta sigue siendo una de las más altas en los mercados emergentes a pesar de una actividad débil.

Los miembros de la Junta de Gobierno del organismo ya bajaron las tasas en las últimas dos reuniones después de que la inflación se detuvo y la economía esquivó la recesión.

Incluso el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien había prometido impulsar el crecimiento y no intervenir en la actividad del Banco Central, dijo que le gustaría que las tasas bajaran.

“Es probable que Banxico vuelva a recortar en noviembre”, opinó Marco Oviedo, economista jefe para América Latina de Barclays, quien apuntó que la flexibilización se vería favorecida por la eventual ratificación de un nuevo acuerdo comercial con Estados Unidos y no más rebajas crediticias para Petróleos Mexicanos (Pemex).

“Si eso sucede, es posible que quieran acelerar el ritmo en abril de 2020”, abundó.

En la última reunión del Banco Central, en septiembre, dos de los cinco miembros de la Junta de Gobierno votaron por un recorte de 50 puntos base, más pronunciado que la reducción de un cuarto de punto porcentual decidida por la mayoría. Esos miembros fueron Gerardo Esquivel y Jonathan Heath, subgobernadores propuestos por López Obrador.

La pregunta ahora no es si México continuará con los recortes, sino qué tan rápido los hará. La tasa de referencia caerá a 6.5 por ciento para fines del próximo año desde el actual 7.75 por ciento, pronosticó una encuesta de economistas de Citibanamex publicada el martes. El Producto Interno Bruto crecerá solo 0.3 por ciento en 2019 este año y 1.3 por ciento en 2020, indicó el documento.

Algunos economistas divisan recortes aún más agresivos en el horizonte. Goldman Sachs puntualizó que la tasa podrían caer a 5.75 por ciento al final del ciclo, nivel que el Banco aún considera conservador.

El dato decepcionante de la actividad económica de agosto se explica por el desempeño débil de los servicios, que apuntan a un desaceleramiento en el consumo de los hogares, dijo Felipe Hernández, economista de Bloomberg Economics.

“La perspectiva debería respaldar las expectativas de que el Banco Central continúe reduciendo las tasas de interés”, agregó.