“Al margen de coincidencias o disidencias, se debe tener en claro que en toda colectividad el debate siempre será saludable, cuando tal escenario se registra en los marcos no de la decalificación, la agresión y la búsqueda malsana de llevar agua a su molino, panorama de partidos o grupos políticos confrontados entre sí, que operan más interesados en arribar o mantenerse en el poder público, que en la búsqueda de lograr la consolidación de una administración gubernamental que fortalezca el desarrollo integral integral de la colectividad en lo general”. Lo escribe el periodista Alfredo Ríos Hernández, en “Sucesos de Veracruz”