Lugar:
Fuente:
El Financiero

El peso registró su peor trimestre frente al dólar desde 1995, al depreciarse 26 por ciento, para ubicarse en las 23.8 unidades al cierre de esta jornada, según datos del Banco de México (Banxico).

En el comparativo entre los primeros tres meses de cada año, la divisa mexicana tuvo su peor desempeño desde 1986.

En el primer trimestre de 2020, el peso tocó un mínimo al ubicarse en las 18.52 unidades por dólar el 16 de febrero, mientras que el máximo se registró el 23 de marzo, al ubicarse en las 25.25 unidades por dólar.

A medida que el dólar se fortaleció en los mercados internacionales a máximos históricos y los temores sobre el impacto de la pandemia del nuevo coronavirus se extendieron en el último mes, la moneda mexicana tocó máximos no vistos en su historia.

El fuerte deterioro de los precios del petróleo fue otra variable que presionó a la divisa a medida que se fueron reduciendo los pronósticos de crecimiento a nivel mundial, y por consecuencia del país, que terminó apuntalándose con la rebaja en la calificación crediticia del soberano por parte de S&P.

En ventanilla bancaria, el dólar cotizó en un máximo a la venta de 25.68 unidades y un mínimo de 18.84 pesos por dólar, según información de Citibanamex.

Este comportamiento mostrado en los primeros tres meses del año llevaron al peso a ocupar la cuarta posición entre las divisas con el peor desempeño entre monedas de países emergentes y divisas más cotizadas entre una muestra de 24 cruces.

El índice Bloomberg, que mide la fortaleza del billete verde frente a una canasta de diez divisas, ganó en los tres primeros meses 5.40 por ciento, que lo ubican en los mil 248 puntos.

Durante la última sesión de marzo, la moneda mexicana logró apreciarse, esto en un contexto donde la Casa Blanca y los demócratas del Congreso preparan otra ronda de estímulos económicos para lograr que EU supere la crisis del nuevo coronavirus.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que su partido está recopilando información sobre lo que podría necesitarse en el próximo paquete, luego de que la propagación del coronavirus aumentara en EU.

Por otra parte, el senador Ted Cruz aseguró el lunes que no tiene dudas de que el Congreso tendrá que actuar “sustancialmente” si la crisis continúa.

Antes de la apertura de operaciones, la Reserva Federal de EU anunció que lanzará una línea de crédito temporal, la cual permitirá a los bancos centrales con cuentas en la institución central convertir sus tenencias de bonos del Tesoro en dólares.

El programa dará ‘luz verde’ a que los bancos centrales y otras autoridades monetarias firmen un acuerdo de préstamo llamado acuerdo de recompra (Repos), en el que los prestatarios intercambian temporalmente sus valores del Tesoro.

En el mercado energético, los precios del petróleo oscilaron entre alzas y bajas, llegándose a recuperar de un mínimo de 18 años, ayudado por las primeras señales que apuntaban al final de la contracción económica en China, aunque posteriormente sus ganancias se vieron recortadas

El WTI en Nueva York gana 1.49 por ciento, a los 20.39 dólares por barril, mientras que el Brent en Londres cae 0.09 por ciento, a los 22.74 dólares por barril.

El energético que tiene su peor trimestre en su historia se está comenzando a convertirse en un tema político a nivel mundial, con el presidente Trump llamando a su par ruso, Vladimir Putin, para abordar las preocupaciones de estabilidad del mercado.

A pesar de algunos signos de apoyo, el petróleo siguió bajo una gran presión.

En datos económicos seguidos por los inversionistas estuvieron los indicadores de confianza del consumidor, los cuales si bien fueron mejores a lo estimado, cayeron a su nivel más bajo desde 2017, a los 120 puntos durante marzo.