Lugar:
Fuente:
e-consulta Veracruz / Carlos Caiceros

Si los veracruzanos se adaptan a celebrar cumpleaños y reuniones a distancia, o sin salir del hogar, también los pasteleros buscan adecuar sus servicios para no cerrar sus negocios.

Locales establecidos como Nantli Repostería se niegan a cerrar sin dar la lucha, aprovechando las nuevas medidas sanitarias permitidas por el Gobierno para este tipo de comercios.

 

En Xalapa este negocio no ha dejado de trabajar durante la pandemia porque sus pedidos son para llevar; sin embargo, reconocen que cada vez es más difícil “llegar a fin de mes” por la baja en la venta de productos y la cancelación de festejos que en otros años generaban ganancias importantes.

La coordinadora administrativa, Ángeles Godoy, comentó que con la cancelación de fiestas y festejos vieron disminuido hasta el 90 por ciento de sus pedidos, por ello comenzaron con una estrategia de venta por pedido.

Explica que esto también conlleva retos por el traslado de los pasteles y la nueva competencia con quienes, al quedarse sin empleo, ahora buscan en la venta de postres una forma de ganar el sustento.

“El Día de las Madres solo trabajamos sobre pedido, no abrimos la tienda y ahí pasaron a recoger sus pasteles o se les enviaba a domicilio con costo extra (…) Estamos más apretados porque por mucho no son las ventas ‘normales’ y los gastos siguen siendo los mismos: renta, pago de servicios“, relata.

NUEVAS REGLAS

Debido a las medidas de confinamiento y sana distancia, pasteleros y reposteros de Xalapa reportan pérdidas difíciles de cuantificar por la cancelación de eventos, cumpleaños y fiestas tradicionales como el Día de las Madres.

En tanto, con el estado de Veracruz en “semáforo rojo” la Secretaría de Salud permitió un ingreso paulatino a la “nueva normalidad” por medio de una Semana de Conciencia Social para poner a prueba las medidas de salud de los ciudadanos para evitar la dispersión del covid-19.

Dicho periodo de evaluación concluye este jueves y el viernes, el Gobierno Estatal evaluará si se aplicará el retorno a la “nueva normalidad”.

El Secretario de Salud Roberto Ramos Alor anunció la cancelación del “Día del Padre” y rechazó en cualquier momento “relajar” las medidas preventivas, aunque en caso de un repunte de contagios el confinamiento y cierre de negocios se retomará.

Por su parte, el Ayuntamiento de Xalapa pide a los ciudadanos ingresar a una nueva normalidad y una reactivación con apego a todas las medidas de la autoridad de salud.

“Se trata de que todos nos comprometamos a que la reactivación nos involucre a todos en las reglas que marca el sector salud y que nos repleguemos si hay un brote alarmante para evitar que vuelva a crecer la pandemia”, enfatizó por su parte el alcalde, Hipólito Rodríguez Herrero.

Ángeles Godoy comenta que Nantli Repostería busca adaptarse a esta realidad. La oferta de este negocio es variada: tartas de frutas, mousse de mamey, tiramisú, chocolate y frutos rojos, súper chocolate, mousse de maracuyá, queso con fresa, de zanahoria, ópera, limón, macadamia, tres leches, manzana, entre otros que diariamente se preparan a gusto del cliente.

A ello se suma que al tratarse de alimentos delicados la entrega sólo puede hacerse a través de taxis que en muchos casos aprovechan la situación para elevar los costos del servicio hasta en 100 por ciento.

“No contamos con un repartidor fijo, sino que trabajamos con radio taxi y sus tarifas durante toda la cuarentena se han ido incrementando, la verdad nos han cobrado hasta 120 pesos por la entrega, casi lo que cuesta un pastel y por el momento tampoco podemos costear un repartidor“.

Ejemplificó que de la avenida Rafael Murillo Vidal a la zona de Arco Sur el taxi ha llegado a cobrar hasta 75 pesos en caso de que el conductor se deba bajar a entregar el pastel.

“Con las motos no podemos trabajar porque aunque cobran una tarifa más baja por lo delicado de los productos no se puede; ya nos ha pasado que llegan embarrados en los domos y es mejor no arriesgarnos“.

Por eso en días de festejo como el Día de la Madre o el que viene, para el Día del Padre, trabajan con personas de confianza que pueden hacer la entrega de pasteles a domicilio.

“Hemos buscado muchas opciones. Para el Día del Padre vamos a seguir la misma dinámica porque estamos previendo que igual cierren comercios, haremos entregas sobre el pedido el fin de semana y el Día del Padre trabajaremos igual con dos personas que nos ayudan a repartir“.

QUITARON CAFETERÍA

Las precauciones que han tomado en este negocio es la disminución del horario de servicio, la venta de pasteles solo para llevar y con pago por transferencia o depósito.

Además, en el local ubicado en Murillo Vidal se habilitó una puerta para la entrada y otra para la salida de los clientes que acuden a recoger los productos.

“Pusimos señalamientos de sana distancia, están colocados en el piso; tenemos gel antibacterial, estamos limpiando las áreas como cristales y mesas, terminal, puertas y demás constantemente; es obligatorio el uso de cubrebocas para el personal así como el lavado de manos constante”.

Esto genera un gasto extra para el negocio por lo que tratan gastar eficientemente para cumplir con su personal, las obligaciones con sus proveedores y al mismo tiempo garantizar medidas de higiene que les permitan seguir operando.

Y es que aunque las autoridades han comenzado a ajustar las actividades permitidas, en este establecimiento no tienen pensando regresar el servicio de café y postres que anteriormente ofrecían; incluso, desde que inició la pandemia las mesitas para el consumo dentro del local fueron retiradas como medida de precaución.

“Por el momento no regresaremos a esa actividad hasta que el semáforo indique lo contrario porque aún con todo lo que sale diario en las noticias realmente no hay certeza de que haya disminuido el contagio, y nos han tocado clientes que no usan cubrebocas aún con el señalamiento de que por favor lo usen“.

Para el Día del Padre se solicitará a los clientes que paguen por anticipado e indiquen la hora en la que acudirán a recoger el pedido para evitar aglomeraciones y así evitar que dentro de la tienda estén más de dos personas al mismo tiempo.

RENDIRSE NO ES OPCIÓN 

Para los dueños y trabajadores de Nantli Repostería cerrar sus puertas no es opción porque todos viven exclusivamente de esta actividad.

Por ello, a pesar de que hay personal que ha tenido que trabajar desde casa porque se trata de personas adultas mayores o con condiciones médicas de vulnerabilidad como hipertensión, el trabajo continúa diariamente, como señala Ángeles Godoy.

“Los gastos no paran porque tenemos trabajadores que mantienen a sus familias, que aportan al gasto y no tienen otro ingreso; por eso mucho agradecemos a nuestros clientes, amigos, familia que siguen comprando nuestros productos o recomendándonos, compartiendo publicaciones, ayudándonos a promovernos”, relata.

Ellos comparten la tristeza de quienes por la crisis económica no volverán a abrir sus negocios ya que sus gastos se volvieron insostenibles y se quedan con deudas impagables.

“Sé que habrá quienes digan ‘cierro y no pasa nada’, pero la verdad creo que son los pocos, y en nuestro caso es el único ingreso que tenemos, aunado a los gastos del local están los propios, así que hemos tenido que ajustarnos también”.

A decir de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) y la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) en Xalapa, al menos 900 empresas no volverán a abrir tras la pandemia.

Además, ahora la pastelería establecida compite con quienes desde sus hogares han comenzado a vender pasteles y postres tras perder su trabajo por la pandemia.

“Muchas personas se quedaron sin trabajo a y la verdad hay mucha oferta de quienes hacen pasteles, igual a menor precio, pero eso nos motiva a no bajar la calidad y a seguir trabajando”, señala Ángeles, que asegura confía en las recomendaciones de sus clientes para seguir vendiendo.

Fotos: e-consulta Veracruz