“Una noche fuimos “Gabo” y yo al Salón México. El quería bailar con María Rojo y yo deseaba abrazar a la actriz, “María de mis amores”, como le decía. Gabriel le dijo a María que en cuanto terminara de saludar y abrazar a sus amigos volvería con ella para que bailaran toda la noche y toda la madrugada y toda la semana y toda la vida. Yo le hice un guiño a María y le propuse que se escondiera conmigo. Salimos a la calle. García Márquez la buscó afanoso, su mal humor como la espuma que sube rápido. “¿Y Julio?- preguntaba, -¿Se fue con ella?”. Lo escribió don Julio en su libro “Vivir”. Foto de “redsocialclub-wordpress.com”.