Lugar:
Fuente:
Reuters

El futbolista ecuatoriano Renato Ibarra pidió el viernes una segunda oportunidad al club América, tres mese después de que el equipo más ganador del fútbol mexicano lo separó definitivamente por haber agredido físicamente a su esposa en una discusión.

El seleccionado de Ecuador en el Mundial de 2014 en Brasil estuvo en prisión preventiva oficiosa acusado de violencia familiar y tentativa de homicidio en México, pero quedó en libertad después de que su esposa Lucely Chalá se retractó y negó que el mediocampista la agredió.

“Estoy totalmente arrepentido de lo que pasó ese día y quiero pedirles de todo corazón una segunda oportunidad. Como ustedes saben bien y como me he manejado, en la cancha no he sido un tipo violento”, dijo Ibarra en un video publicado en su cuenta de Instagram.

Ibarra tenía contrato hasta el 2023 con las “Águilas” del América, equipo al que llegó en el 2016. El jugador inició su carrera en el 2009 con Nacional de Ecuador y dos años después pasó al Vitesse de Holanda.

“También expresarle a Lucely mis sinceras disculpas por lo que pasó aquella noche donde hubo una discusión verbal, más no una agresión física. Voy a trabajar para buscar ayuda y mejorar como persona, voy a trabajar en pro de las mujeres para que sus derechos sean respetados”, apuntó el futbolista de 29 años.

El club América no se ha pronunciado al respecto.

El torneo Apertura iniciará el 24 de julio con partidos a puerta cerrada.

Foto Jam Media