En este espacio, desde hace más 10 años, antes de que incluso existiera Morena, hemos defendido la existencia de los organismos autónomos, como un contrapeso a los excesos del poder público, como instrumentos a favor de la ciudadanía ante los abusos, como una de las mejores formas del desarrollo de la democracia en nuestro país. Y en estos años hemos elogiado la actuación del ex-Presidente Zedillo, quien respetó en mayor medida su existencia. Si en alguno o varios de estos organismos se gasta de más o existe corrupción, hay que reducir, y sancionar a personas, pero apoyando la existencia y conservación de estos órganos, en especial el Banxico, el INE, el INEGI y la Comisión de Derechos Humanos, como “joyas de la corona” en nuestro país. Foto de Wikipedia.