“El abuso sexual contra las mujeres fue castigado en tiempos prehispánicos comiéndose al violador; así nació el zacahuil, platillo emblemático de la cultura huasteca que ha cruzado fronteras conquistando paladares. Orgullo de la gastronomía mexicana, el también llamado tamal gigante encierra esa historia de su  origen: la justicia tomada por la propia mano de las víctimas. Data de 1468”. Lo escribe Antonio Campos en “Milenio”. Foto de “Cocina delirante”.