Pues nada que Donald renunció este jueves a su plaza en el sindicato de actores de Hollywood después de que su junta aprobara estudiar medidas disciplinarias contra él por su supuesta incitación a la violencia en el Capitolio. Aseguró que a él no le importa ser expulsad9,  así que mejor renunció. Le dieron las gracias por su acción. La información es de “Milenio” y la publica “XEU Noticias”.