Una  investigación en la revista “Nature Communications” destaca que un antioxidante que se encuentra en el té verde  puede aumentar los niveles de p53, proteína natural contra el cáncer. La p53 tiene varias funciones anticancerígena bien conocidas, que incluyen detener el crecimiento celular para permitir la reparación del ADN y activar la misma. La información es de Europa Press y la publica “Excélsior”.