“Al regresar al hotel nos quedamos un grupo de compañeros escuchando música en un cuarto. En eso, nos mandan una advertencia desde recepción, pidiéndonos que bajáramos el volumen de la música y lo hicimos… pero seguimos platicando. No pasaron ni 10 minutos cuando llegó seguridad del hotel a comentarnos que nos iban a llevar detenidos. Cuando me dí cuenta ya estaba yo o esposado. Increíblemente me llevaron a la estación de policía  y pasé unas horas en del bote con un frío brutal”.  Lo contó ayer el ex.portero Oswaldo Sánchez, del hecho sucedido en C hicago, EU,  el 9 de junio de 2008. Lo publica Edwin Ssantana en “XEU Noticias”. Foto de “Mexsport”.