“Como ser humano soy una especie de antología de contradicciones y errores. Pero tengo sentido ético. No espero, al final, ni castigos ni recompensas. El cielo y el infierno me quedan grandes, También, el purgatorio. Espero desaparecer definitivamente. Y espero además no ser recordado. ¿De qué me sirve morir si van a seguir pensando en mí”?, comentaba el gran escrito r argentino, Jorge Luis Borges, en entrevista, y quien el próximo 14 de junio habrá cumplido 35 años de haber desaparecido físicamente de este mundo. Lo escribe Luis Gastélum en sus “Pasajeros con destino”. Foto de archivo.