SEPTINGENTÉSIMO ANIVERSARIO LUCTUOSO DE DANTE ALIGHIERI (V).

De la Monarquía.

Mtro. José Miguel Naranjo Ramírez.

Sabemos que la obra: “La Divina Comedia” es considerada el puente entre lo que fue la edad media y la llegada del renacimiento, sin embargo, esto no implica que consideremos a Dante un hombre muy cercano al renacimiento, ni mucho menos un hombre moderno. Dante fue ante todo un poeta del cristianismo, poeta genial, sí, pero pensó y filosofó de acuerdo a sus circunstancias, y para ser más preciso en lo antes afirmado vayamos a conocer el mundo que rodeaba a Dante cuando vivió y escribió sus obras; concretamente el tratado filosófico-político titulado: “De la Monarquía”.

Cuando Dante nació en Florencia en la segunda mitad del siglo XIII, Europa vivía en plena crisis, enfrentamientos, guerras, por la legitimidad del poder. Recordemos que en la edad media la Iglesia Católica Apostólica Romana ostentaba y ejercía un amplio poder, este poder llegó a ser tan elevando que los papas podían conocer y desconocer a un Monarca, la gran discusión filosófica y política era dirimir la batalla si el poder temporal era superior al espiritual o viceversa, si la autoridad del Papa estaba por encima del Emperador, este conflicto que hoy nos puede parecer vetusto demoró muchos años en dirimirse y Dante fue víctima de esta controversia ya que por estos motivos vivió desterrado de su amada Florencia.

En medio de esta disputa Dante escribió su tratado filosófico-político: “De la Monarquía” que analizaremos desde la siguiente perspectiva. Cuando nos acercamos a lecturas muy antiguas normalmente podríamos cuestionarnos: ¿Tiene alguna utilidad esta lectura? Considero que estas dudas de la utilidad ante los planteamientos del pasado son producto de una educación materializada y equívoca, porque al pretender objetivar la enseñanza a un exclusivo propósito de aprender-obtener ganancias, nos ha convertido en seres sin conocimientos sólidos y consecuentemente nuestra comprensión de la realidad es muy limitada.

Cuando nos acerquemos a la filosofía y sus planteamientos, independientemente a la caduco de algunas ideas y posturas, si el análisis lo hacemos de manera profunda, detallada, detectaremos que aun en esas ideas caducas del pasado podemos encontrar respuestas para nuestro presente, ya que los filósofos si bien a través de la construcción racional, metódica y sistemática, comprendieron e intentaron resolver los dilemas de sus tiempos, también en este mismo ejercicio revelaron sus problemas y algo de utilidad racional dejaron en sus obras que nos pueden servir como una ruta para dirimir nuestros conflictos, aquí es donde encuentro la utilidad insoslayable de la historia de la filosofía y la importancia de conocer disputas filosóficas del pasado que nos sirvan de guías en los problemas del presente, hagamos un ejercicio y veamos la utilidad del pensamiento de Dante presentado en: “De la Monarquía”.

En este tratado Dante sostiene y apuesta que la forma de resolver la disputa por el poder se encuentra en la instauración de una Monarquía universal encabezada por el Emperador romano, con esta propuesta rebasada, irrealizable y hoy en día insostenible, Dante creía (como Maquiavelo también lo creyó doscientos años después) que Florencia e Italia resolverían el problema del desorden gubernamental, evitarían las tiranías, las invasiones, las guerras. Ahora bien, Dante no diseñó en este tratado un poder arbitrario y totalitario del Monarca (como si lo hizo Maquiavelo), lo innovador se encuentra en que literalmente afirma que el Monarca se legitima si su poder sirve para crear la paz mundial, para que los ciudadanos vivan felices y jamás abuse del poder y por supuesto respete las leyes, el vate florentino diseña un gobierno jerarquizado con monarcas, príncipes, y como sabe que las diferencias humanas son naturales en las relaciones del día a día y en el ejercicio del poder, afirma que la paz exige la creación de tribunales con jueces imparciales y que estos deben resolver las controversias entre las autoridades y el pueblo, entre la sociedad civil, en concreto, todos deben estar sometidos a las leyes. A pesar de encontrarnos en la edad media, con Dante el futuro federalismo, la división de poderes, las autonomías gubernamentales, empiezan a salir a la vista, remarcando que estas reflexiones Dante las escribió en los primeros años del siglo XIV.

Dante reconoce la existencia de los dos poderes, el temporal y el espiritual, y fundamenta la necesidad de una Monarquía universal con las siguientes palabras: “El hombre es un compuesto de dos partes esenciales, corruptible la una, incorruptible la otra, corruptible el cuerpo, incorruptible el alma. Cada una de ella está ordenada a un fin último, de suerte que el hombre tiene un doble fin: por un lado, ha de perseguir la felicidad de la vida presente que consiste en el ejercicio de la propia virtud; por otro, ha de alcanzar la beatitud de la vida eterna, que consiste en la fruición de la contemplación de Dios. para alcanzar esos fines distintos se necesitan también medios distintos, que han de ser dos poderes que dirijan al hombre hacia aquéllos: son precisamente el Papa y el Emperador. El Papa conduce a la humanidad a la vida eterna; el Emperador lo dirige hacia la felicidad temporal. He aquí la última ratio de la independencia que debe gozar el poder temporal frente al poder espiritual.

El poeta italiano argumenta que, para lograr vivir una vida en paz, orden y tranquilidad en la tierra, los hombres deben esforzarse por practicar las virtudes morales e intelectuales expuestas por Aristóteles en su ética, a ellas podemos acceder mediante la filosofía, la razón, y la voluntad. En cambio, para acceder al paraíso celestial los hombres requieren de las virtudes teológicas: la fe, esperanza y caridad. Dante sobre el poder temporal concluye tajantemente: “Este es el fin máximo a que debe tender el curador del orbe, que llaman Príncipe romano, es decir, que en esta habitación de los mortales se viva en paz y libremente.”

Leer la filosofía política de Dante no es tiempo perdido, algunas de sus ideas centrales hoy por supuesto que están rebasadas, de hecho, la filosofía en sí es un sistema de errores y algunos aciertos, sin embargo, el que mediante sus planteamientos y posiciones vaya en busca de la paz, el orden, el respeto a la ley, hace a Dante un hombre vigente en nuestros tiempos.

 

Correo electrónico: miguel_naranjo@nullhotmail.com

[email protected]

Facebook: Jose Miguel Naranjo Ramirez.