Lugar:
Fuente:
MVS Noticias

El problema de la acumulación masiva de sargazo en las costas de Quintana Roo, requiere acciones urgentes como la emisión de una declaratoria de emergencia nacional, y así se planteará a la Secretaría de Gobernación (SEGOB), indicó la especialista del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Norma Patricia Muñoz.

“El viernes pasado tuvimos la primera plenaria de la Red y por consenso, vamos a solicitar la declaratoria de emergencia nacional para el problema del sargazo, para la contención, para la acción de la academia, de la técnica y todos los que están involucrados en el tema. La academia, los prestadores de servicios, las ong’s, obviamente la población tiene que participar, y los gobiernos de los tres niveles. La declaración de emergencia nacional para nosotros es necesaria, para que verdaderamente se considere que hay que enfocar todas las baterías ahí”, señaló Muñoz Sevilla.

La integrante de la Red “Océano, Clima y Cambio Global” y del Consejo de Cambio Climático de la Presidencia de la República, recalcó que el fenómeno de la llegada de sargazo a las costas del caribe mexicano este 2018 es “impresionante”, y no se compara con el fenómeno registrado hace tres años, en el 2015.

Destacó que por tratarse de un organismo vivo, al acumularse en las playas se descompone y genera afectaciones a la salud de las personas que entran en contacto, así como daño al ecosistema marino.

También contiene metales pesados como arsénico, lo que podría inutilizarlo para reutilizarlo en la generación de biocombustibles y otros productos industriales, advirtió.

En una mesa de análisis organizada en el Senado de la República, la experta coincidió con las alertas respecto a que una respuesta inadecuada de las autoridades para contener la llegada de las masas de macroalgas a tierra e incluso sacarlas del mar, puede generar un desastre ecológico.

En ese marco, las senadoras del Partido Acción Nacional (PAN), Silvia Garza, que también preside la Comisión de Cambio Climático; y la senadora adscrita al Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), Luz María Beristain; así como la directora general del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, María Amparo Martínez, expresaron sus dudas sobre la propuesta del gobierno de Quintana Roo, de tender barreras y vallas para evitar que el sargazo llegue a las orillas.

En respuesta, el Jefe de la Oficina del gobierno de ese estado, Juan de la Luz, indicó que esa decisión está en análisis y a consulta con expertos, a fin de establecer qué impacto puede tener en los ecosistemas que podrían salir dañados, como los arrecifes de coral y pastos marinos.

No obstante, el funcionario perfiló que la instalación de barreras cuya dimensión y espaciamiento aún está por definirse, será la medida por aplicar.

“Estamos invitando a los ingenieros, al Colegio de Ingenieros a que nos ayuden, después de que la parte ambiental, oceanógrafos, biólogos, oceanólogos, los expertos nos digan ‘ya vi que sí se puede, el daño es menor, el impacto podemos soportarlo’. Ahora viene la parte de ingeniería industrial, de qué tenemos que hacer las vallas, cuál tiene que ser su vigencia, dónde las debemos colocar, lo que nos permita las corrientes. Entonces, repito, sí estamos avanzando”, señaló.

Lo anterior, al indicar que el gobierno de la entidad ha estado en contacto con expertos y especialistas para justificar el uso de esos implementos para frenar el sargazo.

Al respecto, la titular del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, María Amparo Martínez, recalcó que las barreras en cuestión son un elemento que representa altos riesgos.

La recomendación al gobierno de Quintana Roo, si insiste en tomar esa vía para contener las algas, es que permita a expertos y observadores vigilar las labores de retención y retiro de la masa flotante.

En caso de detectar daño a otras especies marinas pudieran atorarse en las vallas, tendrían que atender los llamados a parar los trabajos, hasta que no se solucione el problema, porque la limpieza de las áreas afectadas no puede realizarse a costa de provocar más afectaciones a la vida y ecosistemas marinos.

“Decir, lo tengo que limpiar, no puede ser a toda costa, no puede ser a costa del ambiente, no puede ser ahora sí de matar a la gallina de los huevos de oro, no solamente en términos económicos sino ecológicos”, sentenció.

“Sí hay que contenerlo, sí hay que hacerlo, tenemos muy claro que lo que hay que trata es de detenerlo en mar, ¿y en mar cómo detenerlo? Si le vas a poner redes o barreras donde se te van a atorar tiburones, delfines, otro tipo de peces, tortugas, tienes que tener algo muy bien desplegado para que esto no suceda”, alertó.

Durante la reunión, el representante de la Secretaría de Turismo federal (SECTUR), apuntó que en una mesa de trabajo con la Secretaría del Medio Ambiente (SEMARNAT), instituciones universitarias y académicas, se presentaron propuestas para atender la problemática con las barreras que las expertas criticaron.

El enviado aseguró que la SEMARNAT analizó y evaluó los proyectos que, adelantó, consistirán en el tendido de barreras con redes por tramos de 25 metros, en un perímetro de 1.8 kilómetros, de manera inicial.