Lugar:
Fuente:
Reforma/ Francisco Morales

El poeta y ensayista cubano Roberto Fernández Retamar, presidente de Casa de las Américas e intelectual estrechamente ligado a la Revolución Cubana, falleció hoy en La Habana a los 89 años de edad.

Al anunciar su fallecimiento, la institución cultural cubana que dirigió desde 1986 lo recordó con algunos versos de su poema “Sería bueno merecer este epitafio”.

“De todas maneras, llegado el final, declaró que volvería a empezar si lo dejaran. / De él en vida se dijo bien y mal, y con los años, / ésos en los que / Todo se va borrando y confundiendo, / No faltará quien lo mencione de modo que lo / hubiera complacido, / Mezclando su nombre con otros nombres, bajo el / epígrafe revolución”, escribió el cubano.

Fernández Retamar (La Habana, 1930) fue miembro de la Academia Cubana de la Lengua y recibió el Premio Nacional de Literatura de su país en 1989, además de ser un respetado académico de la Universidad de La Habana desde 1955.

Autor de poemas célebres como “Felices los normales”, “¿Y Fernández?” y “Con las mismas manos”, el espíritu crítico y combativo del escritor lo llevó a integrar desde muy joven la resistencia al dictador Fulgencio Batista a través del Movimiento de Resistencia Cívica, además de publicar sus textos en la prensa clandestina.

Tras el triunfo de la Revolución Cubana, fue también diputado de la Asamblea Nacional del Poder Popular, así como miembro del Consejo de Estado.

“Es imposible disociar su nombre de la historia de la Revolución cubana, separarlo de un fenómeno que ha sido asunto e inquietud permanente, tanto como escenario vital y caja de resonancia de su figura y su obra”, señala sobre su filiación política Casa de las Américas.

Como autor de teoría literaria, su ensayo “Calibán” se ha constituido como un clásico latinoamericano y como una reivindicación de la esencia de la literatura del subcontinente.

En twitter, el escritor Paco Ignacio Taibo II, director del Fondo de Cultura Económica, lo recordó con un mensaje y los versos de “Felices los normales”.

“La muerte de Roberto Fernández Retamar, gran poeta, gran compañero, defensor de lo mejor de la revolución cubana, es un golpe terrible. Mantenerlo vivo es seguirlo leyendo”, lamentó.

“La muerte de Roberto Fernández Retamar es una pérdida irreparable para la cultura cubana”, expuso también Casa de las Américas.