Carrusel, Miscelánea, Noticias

Aún con pandemia, Miguel viaja por todo Veracruz con su violín

Pese a la pandemia de Covid-19, Miguel recorre el estado con su violín con el objetivo de llevar el arte y la cultura a los veracruzanos

 

Aun con la pandemia de covid-19 activa, Miguel Flores de Jesús continúa su viaje por todo el estado de Veracruz para ganarse la vida tocando un violín en las calles.

Posado en una de las calles del centro de San Andrés Tuxtla, municipio del estado de Veracruz, desliza el arco de su violín al ritmo de “The Scientist”, canción inmortalizada por la banda británica de pop “Coldplay”.

Desde hace 15 años, Miguel encanta los oídos de los transeúntes con un solo objetivo: difundir el arte y la cultura.

Es originario de Orizaba, en la región de las Altas Montañas, pero cada mes abandona la ciudad para recorrer los municipios de Veracruz y, a veces, otros estados.

Su andar solo se frenó cuando la curva epidemiológica de covid-19 alcanzó su punto más crítico, pero cuándo se retomaron las actividades no esenciales en la nueva normalidad regresó en su andar.

En los nueve meses transcurridos de la emergencia sanitaria, desde que se registró el primer caso de coronavirus en Veracruz, el temor tampoco tocó a su puerta.

Aunque el centro de San Andrés Tuxtla registra aglomeraciones y filas que se extienden por varios metros desde bancos y comercios, evita el uso de cubrebocas cuando toca su música.

 

“Yo he continuado mi vida normal, no me he parado por la pandemia, continúe trabajando de manera normal”, dijo.

 

El violinista es escéptico sobre la existencia del virus SARS-CoV-2, pues asegura que ningún miembro de su familia se contagió de covid-19 en lo que va de la emergencia sanitaria.

 

“Creo que si algo tenemos seguro aquí es la muerte, todos nos vamos de cualquier cosa, no precisamente de un virus, de algún accidente”, externó sobre su falta de temor a la enfermedad.

 

POR CUARENTENA, INICIO DE PANDEMIA FUE DIFÍCIL

Para Miguel Flores, el inicio de la pandemia fue complicado, debido a que las calles fueron abandonadas a causa de la cuarentena.

 

“Un poco (afectó la pandemia) al principio, pero ahorita como que ya se estabilizó, bueno, para mí. Al principio la gente sí dejó de salir mucho, había más restricciones”, expresó.

 

Cuando inició la contingencia sanitaria, hizo uso de sus ahorros para sobrevivir junto con su esposa y sus tres hijos.

El aislamiento social provocó que la gente se ausentara de las calles, por lo que él optó por mejor quedarse en su casa en Orizaba.

Ahora que la población salió a las calles, pese a que la semaforización de autoridades estatales restringe la movilidad en algunos municipios, gana cerca de 300 al día.

Sin embargo, hay días en que solo logra obtener poco más de la mitad de dicha cantidad.

Para complementar su actividad musical, el violinista también trabaja grabando voces e instrumentos.

 

SU MÚSICA SEGUIRÁ SONANDO

Ataviado totalmente con ropa negra y con su violín en brazos, afirmó que su música seguirá sonando en los municipios veracruzanos mientras las autoridades se lo permitan.

Hasta ahora las medidas implementadas por la Secretaría de Salud federal le permitieron seguir trabajando en diversos municipios y estados.

Sin embargo, hay poblados en los que se encuentra con mayores restricciones, como en Tehuacán, Puebla, donde la falta de cubrebocas en la vía pública se sanciona hasta con 36 horas de arresto.

 

“Mientras no me pare la restricción política, yo voy a seguir”, declaró.

 

En su travesía en medio de la pandemia de covid-19, visitó Izúcar de Matamoros, Tehuacán, Córdoba y municipios de la Región de las Altas Montañas en Veracruz.

 

“No he viajado tan lejos por el momento, porque a lo mejor en estos días voy a ir a Chiapas”, compartió.

 

Viajar hacia otros destinos es una necesidad para Miguel, quien desea ser escuchado en todo México y no solo “a puerta cerrada” en Orizaba.

 

POR DESACATO, ACTIVIDAD ECONÓMICA SERÍA AFECTADA

Aunque el regreso de la población a las calles es un beneficio para Miguel, el desacato de medidas sanitarias provocó que Veracruz retrocediera en el semáforo federal de Covid-19.

Luego de mantenerse dos semanas en color verde en el semáforo federal epidemiológico de coronavirus, Veracruz estará en color amarillo del 21 de diciembre al 3 de enero.

De acuerdo con la Secretaría de Salud del estado, varios municipios de las zonas centro y norte del estado también tuvieron un retroceso.

Los municipios de Actopan, Cazones de Herrera, Papantla, Tecolutla, Espinal, Gutiérrez Zamora, Tihuatlán y San Rafael en color rojo en el semáforo estatal de riesgo epidemiológico por Covid-19.

Durante la conferencia del viernes 18 de diciembre, el secretario de Salud, Roberto Ramos Alor, aseguró que el cambio se debió al aumento de la ocupación hospitalario y de contagios.

A las medidas sanitarias del uso de cubrebocas, gel antibacterial y la sana distancia, podrían agregarse restricciones si la situación en el estado empeora.

“Si en este mes no se respetan las medidas sanitarias seguiremos retrocediendo en enero, lo que va a afectar la actividad diaria y económica”, advirtió.

Hasta la noche del viernes 18 de diciembre, el estado de Veracruz acumuló 41 mil 601 casos positivos de Covid-19 y seis mil 115 personas fallecidas a causa de la enfermedad.