Lugar:
Fuente:
MVS Noticias

Aún empapado por la lluvia que cayó mientras hablaba ante sus simpatizantes en Ticul, Yucatán, Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, estimó que en el tercer y último debate presidencial de este 2018 le fue muy bien. “Se dedicaron a atacarme pero salí de la calumnia ileso. Vamos como con treinta puntos arriba de ventaja”.

—¿Alguna vez sintió que tuvo competencia real?, le pregunta la prensa yucateca y nacional.

“Yo creo que el quiebre se dio a partir de que no hubo el acuerdo entre el PRIAN” explicó López Obrador al considerar que “el factor que va a llegar a tener un componente importante en esta elección, es que no llegaron a ponerse de acuerdo los de la mafia del poder”.

“Al final, voy a terminar agradeciéndole a Anaya (Ricardo, candidato del Frente por México), porque su actitud y la desconfianza que genera, no permitieron que se diera el acuerdo PRIAN, como siempre había sucedido; en 2006 hubo ese acuerdo, en 2012 hubo ese acuerdo y ahora no, se dividieron entre ellos mismos” explicó López Obrador.

“Hubo división arriba, en la cúpula y también abajo, porque hubo traiciones; es parte de la decadencia. Si se hubieran puesto de acuerdo, hubiera estado reñida la competencia porque era el uso del aparato más sus partidos, no iba a ser fácil pero ya se resolvió este asunto favorablemente y va a ser para el bien de México”, explicó.

“Voy a llamar a todos a la unidad y a la reconciliación. Ya estamos a muy pocos días, este arroz ya se coció, de todos modos no me voy a echar a la hamaca. Seguiremos en la campaña, vamos a seguir recorriendo el país incluso con más intensidad porque ya vamos a los correré y vamos a estar en dos tres capitales en un día”, apuntó.

Sobre los contratos que le increpó Anaya en el debate, López Obrador puntualizó que la empresa de Riobó, al construir el segundo piso periférico, tuvo un contrato que “fue auditado varias veces”.

“Riobó es uno de los grandes estructuristas de México y el mundo, ellos hicieron el proyecto de la cimentación de los Segundos Pisos de Periférico que han resistido temblores y no han tenido ningún problema”, agregó el político tabasqueño.

“No se por qué Anaya (Ricardo, candidato de Por México al Frente) quiso sorprender con eso, no hay nada absolutamente chueco, oculto”, aclaró López Obrador.

“Yo no soy corrupto. Ahora (Anaya) está diciendo que va a meter a la cárcel (al presidente Enrique) Peña Nieto; nosotros no vamos a hacer ‘cacería de brujas’. No vamos a perseguir a nadie, no van a tener que ir al exilio ni van a ir a la cárcel; ni Anaya va a ir a la cárcel”, resaltó quien encabeza las encuestas de preferencia electoral.

Los contratos con Riobó se hicieron de conformidad con la ley y en su momento, se entregó la construcción (a la empresa) tras hacer un análisis como el mejor estructurista”

En la época del finado Manuel Camacho Solis, recordó el político tabasqueño, “le presentaron un proyecto para construir un segundo piso al periférico (incluso lo estaba promoviendo Emilio Azcarraga) y querían cobrar. No se hizo pero me interesó a mi cuando en una cena, la comunidad judía me planteó que podría resolverse parte del problema vial con los Segundos Pisos”.

“Me interesó muchísimo, pedí planos y proyectos”, reconoció López Obrador al insistir en que el proyecto fue auditado muchas veces y se realizó conforme a la ley.

El fideicomiso de los Segundos Pisos que yo construí estaban en Banobras, ¿saben quién estaba en Banobras? (en ese entonces) Felipe Calderón. No tengo nada de qué avergonzarme. Me pueden llamar Peje pero no soy Lagarto”, finalizó.

“Anaya es muy cínico, hipócrita, (tiene) una risa, así, postiza. Es muy corrupto y miente como respira”, apuntó.

Finalmente, López Obrador celebró que México sea sede (junto con Canadá y Estados Unidos) de un mundial. Vamos a crear las condiciones para que se haga bien esa competencia”, concluyó antes de viajar a Chetumal, Quintana Roo.