Lugar:
Fuente:
Reforma/Amallely Morales

Las historias son distintas, pero el común denominador es la precariedad laboral que los obliga a tener que dormir a la intemperie en la explanada de la terminal de autobuses de Observatorio, en Álvaro Obregón.

A diario, unas 150 personas usan de “hotel” este lugar, ya sea envueltas en cobijas o en tiendas de campaña improvisadas con plástico. Algunas solas, otras en familia.

Ricardo es albañil, rentaba un cuarto, pero al perder su trabajo el año pasado, convirtió la explanada de la terminal en su dormitorio.

“Ahora salen algunos trabajos de vez en cuando, pero no es suficiente para seguir pagando renta. Yo prefiero comer que pagar renta”, dice.

De acuerdo con trabajadores de la terminal y taxistas, la explanada ha sido usada como dormitorio desde hace años. Pero desde junio de 2019 el incremento de personas ha sido significativo.

“Desde junio (de 2019) se expandió, yo no sé a qué se deba o qué pasó”, cuenta un taxista de la base de la terminal. “Hay más gente viviendo aquí, sobre todo en la noche es cuando llegan muchos”.

También hay quienes, con empleo, duermen ahí.

“Podría quedarme con mi hijo en Iztapalapa, pero tengo que estar en Toluca a las 7 de la mañana para trabajar, y el Metro lo abren a las 5. No me daría tiempo”, explica Xavier Jiménez, cuyo salario no cubre los costos de una renta.

Según la Secretaría de Desarrollo Social local, en la Ciudad hay 6 mil 754 personas que habitan en las calles.