Lugar:
Fuente:
Milenio

META 21.

El obispo emérito de Ecatepec se dijo cansado de que en México nadie hable: “yo no escucho a ningún obispo que hable (…) y cuando hablan son tonterías”, al tiempo de advertir que una gran tragedia en México es la falta de liderazgos.

MILENIO DIGITAL

El obispo emérito de Ecatepec Onésimo Cepeda aseguró que no firmó la precandidatura a una diputación local por Ecatepec, porque habló con el Papa Francisco y le expresó que no podía incursionar en la política.

En El Asalto a la Razón con Carlos Marín para MILENIO Televisión, Cepeda expuso que jamás abandonaría su ministerio religioso por una “pendejada de tres años”.

“Yo jamás voy a abandonar mi ministerio porque sería tanto como vender mi progenitura por un plato de lentejas, por ser diputado es una pendejada de tres años y yo como obispo estoy designado a juzgar a los dos activos de Israel en el cielo”, añadió.

Cepeda dijo sentirse contrariado contra la inseguridad, corrupción, mentiras, y “la cantidad de pendejos que no saben ni que decir, están sentando ahí para levantar la mano”.

El obispo emérito explicó que fue invitado por Fuerza por México para registrarse en ese partido de reciente creación y posteriormente fue llevado para inscribirse como precandidato “y yo me reí”.

Cepeda dio a conocer que habló con el Papa Francisco, a través del nuncio apostólico, Franco Coppola, quien le comunicó que no podía ser candidato “a riesgo de perder el obispado”.

¿Ahora no le puedes decir adiós al obispado emérito que conservas?, cuestionó Marín.

-No, porque soy obispo y no me lo pueden quitar, soy sacerdote hasta que… y eso es mucho más importante que ser diputado.