Lugar:
Fuente:
El Demócrata

En el desarrollo de la cognición intervienen diversos factores, como la genética, la alimentación y la educación. De eso no hay duda.

Sin embargo, siempre es posible aumentar nuestros niveles cognitivos, porque la inteligencia no es algo con lo que se nazca y no se pueda modificar; en realidad, la inteligencia puede mejorar si se ejercita de forma correcta.

¿Cómo lograrlo? Nuestro cerebro posee una cualidad imprescindible para su desarrollo llamada plasticidad, la cual, de acuerdo con Carl Sagan, en su libro Los dragones del Edén es la “adaptabilidad y capacidad para ser formado, moldeado y, de manera, específica, la facultad de asimilar las enseñanzas del medio exterior”.

Sin esta cualidad, sería prácticamente imposible sobrevivir para el ser humano, pues es por medio de la plasticidad o, neuroplasticidad, que nuestro cerebro puede aprender, asimilar y poner en práctica lo aprendido.

Precisamente la lectura es uno de los catalizadores principales de la plasticidad porque es capaz de crear nuevas redes neuronales y aumentar la imaginación y la creatividad, e incluso, la empatía, según diversos estudios.

En este sentido. ¿qué sería ideal leer para aumentar nuestra inteligencia? Si tu primer impulso es voltear hacia los libros técnicos… está bien, pero eso no es todo. Te tenemos una mejor noticia: libros de ficción.

Así lo concluyó un estudio, en el que los resultados indicaron que la ficción literaria ayudó a mejorar las habilidades empáticas de las personas.

Pero, ¿qué leer? Pablo Fernández Berrocal, catedrático de psicología de la Universidad de Málaga, asegura que “las novelas de cierta calidad requieren una mayor atención intelectual y un pensamiento creativo más afinado a diferencia de las más populares y fáciles de leer, al estar llenas de personajes complejos”.

Además, otro estudio enfatiza que “las personas que leen ficción se vuelven más empáticas porque estimula las experiencias sociales, en las cuales las personas practican y mejoran sus habilidades interpersonales”.

Así que no te recomendaremos leer Crepúsculo.

Te dejamos dos grandes recomendaciones que cuentan precisamente con el ingrediente de “personajes complejos” y que, esperamos, te guíen en tus próximas elecciones literarias:

La Guerra y la Paz – León Tolstoi
La Guerra y la Paz es un libro enorme, pero también es un amplio análisis de la historia a través de la perspectiva profunda de personajes que podrías encontrar en la vida real.

En 1863, Tolstoi quiso escribir una novela sobre un disidente político que regresaba del exilio en Siberia, pero cinco años después terminó con una novela de 1,200 páginas llena de amores, fusilamientos, visiones religiosas, quiebra, y más, pero sin un exilio y sin disidentes políticos.

Tolstoi habla de grandes eventos históricos, pero también de las vidas de las personas envueltas en esos hechos. En La Guerra y la Paz no hay protagonistas, sino una intricada red de personas reales y ficticias, relaciones y preguntas. A la vez, el libro intenta responder grandes preguntas de la humanidad, como cuál es el origen de las guerras.

Todo ello hace de la obra un título panorámico que abarca historia, cultura, psicología, filosofía y la respuesta humana a la guerra.

Los Miserables – Víctor Hugo
Este es un libro histórico. Víctor Hugo no sólo era novelista, sino también era poeta y político. En Los Miserables, describe las clases sociales en la Francia de su época.

Refleja mucho la sociedad y el pensamiento humano de aquella época e incluye el contexto social y político.

Habla del bien y el mal desde diversas perspectivas: ética, filosofía, religión, política, etc., pero no de una forma maniquea, en la que las cosas son sólo buenas o malas, sino observando la gama de grises que existen entre esos dos polos.

¿Qué te parece?

Te dejamos otros cinco títulos que también cuentan con el ingrediente de personajes complejos y que te podrían interesar:

Ana Karenina – León Tolstoi
Crimen y Castigo – Fiodor Dostoievsky
Cien Años de Soledad – Gabriel García Márquez
A sangre fría – Truman Capote
Ensayo sobre la ceguera – José Saramago

¿Ya leíste alguno de ellos?