1) "El poder es igual a la debilidad de los demás multiplicada por su cantidad". 2) "Toda oposición no necesariamente quiere el cambio, quiere el poder". 3) "Un privilegio del que suelen gozar los poderosos es que toda la información que reciben es para hacerlos sentir bien". 4) "Tratándose del poder todas las apuestas cuentan, la única que vale es la que acierta". 5) "En el camino del poder estás perdido si sólo piensas en lo que ambicionas. Una distracción nunca te vendrá mal". 6) "Lo que diferencia a un partidario de un simpatizante es que mientras aquél exige, éste sólo espera". 7) "En el camino al poder hay rectas, columpios, curvas, puentes... y, claro, los percances a que todo viaje está expuesto". 8) "En asuntos del poder nada aprendes, todo lo vas descubiendo". 9) "El peor crítico es aquel que le dice al del poder exactamente lo que quiere oír". 10) "Querer el poder no es suficiente; vale saber para qué se quiere". 11) "En cuestiones de lucha por el poder nunca hay términos medios; hay medios".

1) "El hombre más feliz es que hace la felicidad del mayor número de sus semejantes": Denis Diderot. 2) "La felicidad es al mismo tiempo la mejor, la más noble y la más placentera de todas las cosas": Aristóteles. 3) "La felicidad es perfecta cuando se comparte: Jane Parker. 4) "No hay más que una manera para ser feliz: vivir para los demás": León Tolstoi. 5) "Solamente haciendo el bien se puede ser realmente feliz": Aristóteles. 6) "No todos cosechamos la felicidad en el mismo huerto": Luis Martínez Kleisser. 7) "Feliz es el hombre que tiene una buena esposa": vive el doble: Johann Wodfang von Goethe. 8) "Si tú quieres ser feliz, practica la compasión": Dalai Lama.

1) "Lo de menos es que sea el Cuarto Poder. Lo que importa es poder en el cuarto": Efraín Huerta. 2) "Los celos por cuestiones de poder son más aguijones que los celos por cuestiones de mujer": Fernando López Arias. 3) "De dos que se quieran bien, con uno que se bañe basta: Pedro Brull. 4) Más vale donosaurio en nómina que modernizador en la banca": podría ser de Alfonso Martínez Domínguez. 5) "No hay hombre grande para perro que ha de mearlo": de la vieja sabiduría popular. 6) "La democracia es la peor forma de gobierno posible... pero no conozco otra mejor": Winston Churchill. 7) "Un arqueólogo es un sabio cuyo futuro está en las ruinas": Pedro Brull. 8) "Para soportar esto del poder hay que tener flaca la memoria, gruesa la piel y harta cerilla en los oídos": don Porfirio. 9) "Entre el amor y el opio, prefiero el opio": Bioy Casares. 10) "La urgencia de salvar a la humanidad es casi siempre la máscara con que se disfraza la urgencia de gobernarla": Mencken.. Tomado del libro "Monólogos y Diálogos" de Froylán Flores Cancela,

Aquel olor "¿En qué cuento te leí?.. ¿En qué sueño te robé?.. ¿En qué planeta te vi.. antes de mirarte aquí?.. ¡Ah! No lo sé... no lo sé!... Pero brotó nuestro amor.. Con un antiguo fervor.. Y hubo, al tendernos la mano.. Cierta emoción anterior.. Venido de lo lejano.. Tenìa nuestra amistad.. Desde el comienzo un cariz.. De otro sitio, de otra edad.. Y una familiaridad.. De indefinible matiz... Explique alguien (si lo osa).. El hecho, y por què, además.. De tus caricias de diosa.. Me queda una misteriosa.. Esencia sutil de rosa.. Que viene de un siglo atràs..". A Némesis "Tu brazo en el pesar me precipita.. Me robas cuanto el alma me recrea.. Y casi nada tengo: flor que orea.. Tu aliento de Simún, se me marchita...Pero crece mi fe junto a mi cuita..Y dijo como el Justo de Idumea.. Así lo quiere Dios, ¡bendito sea!.. El señor me lo da, él me lo quita... Qué medre tu furor, nada me importa.. Puedo todo en Aquel que me conforta.. Y me resigno al duelo que me mata... Porque, roja visión en noche oscura.. Cristo va por mi vida de amargura.. agitando su túnica escarlata".

1) "La música es el verdadero lenguaje universal": Karl María von Weber. 2)" La música es la armonía del cielo y de la tierra": Yuel-Ji. 3) "La música es una cosa amplia, sin límites, sin frontera, sin banderas": León Cieco. 4) La música es para el alma lo que la gimnasia para el cuerpo": Platón. 5) "La música constituye una revelación más alta que ninguna filosofía": Ludwing Van Beethoven. 6) "Estoy seguro que la buena música la vida alarga": Yehudi Menuhin. 7) "La verdad si no fuera por la música, habría más razones para volverse loco": Pietr Ilich Tchaikovski. 8) "La música es la voluptuosidad de la imaginación": Eugene Delacroix. 8) "El arte de la música es el que se haya más cercano de las lágrimas y los recuerdos": Oscar Wilde. 9) "Las mujeres y la música nunca deben tener fecha". Oliver Goldsmith. 10) "La música, cuando va acompañada de una idea placentera, es poesía". Edgar Allan Poe. 11) "La música es la aritmética de los sonidos, como la óptica es la geometría de la luz": Claude Debussy.

Cuando leí por primera vez sobre este poco menos que increíble africano, no daba crédito a sus hazañas olímpicas. Fue en 1960 cuando por primera vez un etíope, un africano, conseguía una medalla de oro en una justa olímpica. Abebe Bikila ganó la maratón de Roma rompiendo todos los récords, y lo hizo descalzo, su tiempo: 2 horas, quince minutos, 16 segundos y dos décimas en 42 kilómetros con 195 metros. Abebe, dicho con el más absoluto respeto, parecía todo menos un atleta, su figura correspondía más al de un aborigen de alguna tribu somalí, pastor de vacas y cabras. Nadie antes de Roma había escuchado mencionar siquiera su nombre, todo mundo se preguntaba que hacía allí ese hombre delgado, con aspecto de asceta, mal comido, esmirriado, más acostumbrado al polvo y la arena del desierto que al asfalto de las grandes urbes. Bikila, nacido en 1932 en un pequeño pueblo de Etiopía, era hijo de un humilde pastor de cabras y no aprendió a leer hasta los 14 años. A los 20 años, se alistó a la Guardia Imperial del ‘hijo de Dios’, Haile Selassie, como una forma de subsistencia. Bikila construyó su leyenda a partir de que decidió correr aquel histórico maratón por las calles de Roma como tantas veces lo había hecho en la ardiente arena de su pueblo, descalzo, nadie lo podía creer, todo el mundo lo miraba estupefacto. Cuatro años después, esta vez con calzado, volvió a ganar el oro en la prueba de maratón de Tokio 1964, batiendo de nuevo la plusmarca mundial con 2 horas 12 minutos 11 segundos. Abebe Bikila, el hombre increíble de Etiopía. Lo escribió Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.

1) "El que quiera ser el más grande entre nosotros, que sea vuestro servidor": Mateo 20,26. 2) "La grandeza de un hombre está en saber reconocer su propia pequeñez": Blaise Pascal. 3) "La grandeza no consiste en una posición destacada, la grandeza pertenece al que rechaza esa posición": Khalil Gibran. 4) "Un gran hombre demuestra su grandeza por la forma en que trata a los pequeños": Thomas Carlyle. 5) "La grandeza de un ideal no es alcanzarlo, sino luchar por èl. Alcanzarlo es sólo una recompensa". Medina. 6) "Hay grandes hombres que hacen sentir pequeños a los demás. Pero la verdadera grandeza consiste en hacer que todos se sientan grandes": Charles Dickens. 7) "La verdadera grandeza es la que no necesita de la humillación de los demás": Amado Nervo.

"En política, algo muy importante es la discreción. Su contrario, la lengua suelta, es veneno puro. No hay funcionario público moderado, eficiente, si tiene diarrea en la boca. Es mejor tener un zipper entre los dientes que una pecera llena de cangrejos que quieren caminar para allá y para acá. Los hombres, los varones no deben andar en chismes ni chistoretes. Los huevos los deben traer bien amarraditos. sentir aquello bien fajado en el bajo vientre es tinte de caballero y exigencia de un funcionario público". Se lo dijo el entonces Secretario de Gobernación, Enrique Olivares Santana, al autor de libro: "Nada como el Poder", Raúl Cremoux, al entrar éste a laborar a esa dependencia.

Aunque parezca, no se trata de un tema menor. Es que acaso se han preguntado alguna vez cómo le hace para sobrevivir un mexicano en suelo extranjero, por ejemplo, New York, la ‘Gran Manzana’, en medio de la modernidad más absorbente, más asfixiante, de un modo de vida acelerado y trémulo, con un idioma ajeno, que desconoce, que no habla y con una calidad migratoria irregular. Y es que en New York, por ejemplo, la también llamada ‘capital mundial’, vive una comunidad importante de poblanos de origen otomí y mixteco, que apenas medio hablan el español, a los que les ha costado mucho sobrevivir en un ambiente totalmente ajeno y en muchos casos hasta hostil, en donde el choque cultural y sociológico ha sido inevitable, y la lucha por la supervivencia ha sido difícil, bueno pues hace poco, el periodista León Krauze entrevistó a algunos mexicanos radicados allá y se sorprendió al saber que alguien que les ha permitido sobrevivir a las condiciones más severas de aquel lado, el que les ha inyectado la fuerza y el valor suficiente para aguantar y no quebrarse ante la lejanía del terruño, de la familia y de las costumbres ha sido Vicente ‘Chente’ Fernández. Escucharlo entonar ‘El rey’, ‘Urge’, ‘Mujeres divinas’ y todo el amplio repertorio de canciones del hijo predilecto de Huentitlán, Jal., ha sido el bálsamo que los ha reanimado a tal grado que cuando muchos han estado al punto del desfallecimiento, el solo escucharlo entonar con tanto sentimiento la música mexicana como lo hace Vicente, ha sido como volver imaginariamente a la tierra que los vio nacer para continuar adelante. Alguna vez un estudioso deberá hacer un análisis con todo el rigor científico y sociológico del papel que ha jugado la música de ‘Chente’ en el fervor nacional de los mexicanos. Vamos a extrañar al gran ‘Chente’, ante su retiro definitivo de los escenarios. Lo escribíó Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.

¿Cómo? Su compositor pintó a todo un país a través de sus acordes, al escucharla cierras los ojos e imaginariamente puedes sentir la textura de México, sus bajorrelieves, sus montañas, valles, serranías y hermosos paisajes; a la costa, al trópico húmedo y la selva; al escuchar sus violines se te viene a la mente la región huasteca (Veracruz, Tamaulipas, San Luis Potosí, Hidalgo, Querétaro y Puebla), la marimba te remite a Chiapas y Oaxaca (La Guelaguetza) y, por momentos, piensas que estás escuchando cantar con su característico falsete a Miguel Aceves Mejía interpretando ‘El jinete’ o ‘Cielo Rojo’ con un gran mariachi de fondo. Es un ensamble perfecto de arpas, violines, violas, violoncellos, el güiro, las maracas, el clarinete, la flauta y los timbales, ¿Siqui sirí?, ¿La bruja?, ¿el Cascabel?, ¿La bamba?, ¿Balajú?, ¿el Gavilancito?, ¿el son huasteco?, ¿las ‘chilenas’ de Guerrero?, ¿el baile de la iguana?, ¿el multicolor del país?, ¿el folclore?, ¿Chente?, ¿Lola Beltrán?, ¿Lucha Villa?, ¿el crótalo (castañuelas) de Sonia Amelio?, ¿el verde de Veracruz?, ¿la cantera multicolor del centro de la República?, ¿a mi amigo recordado Miguel Vélez Arceo?, ¿a Tlen Huicani de Alberto de la Rosa?, ¿la pintura de Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, José Clemente Orozco, Frida Kahlo, Rafael Coronel y Rufino Tamayo? Todo, a mi parecer todo eso y más está presente en el ‘Huapango’, “ese nuestro himno alternativo” de José Pablo Moncayo García que refleja y resume lo mejor de este gran país -¡cómo me duele a veces chingao!-. Esa pieza musical de excelencia que conforme pasa el tiempo más se engrandece y adquiere el estatus de una obra maestra. Decía mi maestro de cuarto año de primaria, el ‘gigante’ y sabio Antonio Bargés Barba: “… dicen que los hombres no lloran, pero yo sí lloro”, yo también cada vez que escucho ‘Huapango’. Naú Cessa Figueroa, que es economista de los buenos y además mi compadre, me hizo el favor de compartirme hace unos días a través de WhatsApp esta magna obra interpretada por la Orquesta Sinfónica Juvenil Simón Bolívar y dirigida por Gustavo Dudamel, en algún teatro del Reino Unido donde emocionó al flemático y conocedor público británico: https://www.youtube.com/watch?v=sznD8rrHCbk Lo escribió Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.
Página 5 de 72« Primera...34567...102030...Última »