Tiene razón, vimos la noticia de su muerte acaecida apenas el 19 pasado y en una primera instancia como que no dimensionamos la magnitud de su muerte, quizá porque el italiano fue un cineasta del que vimos poco cine, quizá dos filmes: “Nos habíamos amado tanto” (1974) y “La noche de Varennes” (1982), que fue una coproducción ítalo-francesa con un repartazo multiestelar y multinacional. Hay que decir que en materia de cine italiano nos sentimos más familiarizados con el cine de Fellini, de DeSica y de Visconti, también vimos algo del cine de Pasolini, sobre todo en ciclos de cine de arte, por supuesto de Guissepe Tornatore y de Sergio Leone, el “padre del espagueti western”, pero de Scola muy presentes en la memoria solo tenemos las dos mencionadas al principio, lo que no obsta para reconocer a Scola como uno de los grandes maestros del cine italiano. “Nos habíamos amado tanto” todavía la vimos como parte de la última oleada de cine italiano que era común se exhibiera en las salas de cine de la provincia. En esa época vimos mucho cine de Marcelo Mastroianni, Sofía Loren, Laura Antonelli, Stefania Sandrelli, Alberto Sordi, Victorio Gassman, Ugo Tognazzi, Giancarlo Giannini e inclusive cine picaresco de Lando Buzzanca, Terence Hill y Bud Spencer y por esos años vimos “Nos habíamos amado tanto” con Nino Manfredi, Victorio Gassman y Stefania Sandrelli, que era una comedia más de corte rosa, hasta cierto punto inocente; después vimos “La noche de Varennes”, con una inolvidable y auto paródica actuación de Mastroianni en el papel de Giacomo Casanova y que trata sobre una imaginativa huida de un grupo de personajes, diferentes todos ellos, ligados a Luis XVI, al que la asamblea constitucional había condenado a muerte por decapitación. Esta es una gran película que vale la pena volver a verse. Lo escribe Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.

Esta temporada de la NFL (National Football League) poco hemos hablado del deporte de las tacleadas, quizá porque un ingrediente fundamental que hace que el que esto escribe siga con mayor interés el desarrollo del campeonato, es decir los mexicanos –por nacimiento o ascendencia-, este año han brillado por su ausencia. Antonio Ramiro Romo, el quarterback de los Vaqueros de Dallas se lesionó en la segunda fecha –se fracturó la clavícula izquierda en una desafortunada jugada- lo que lo mantuvo fuera de circulación 7 fechas, regresó para enfrentar y ganar a los Delfines de Miami, pero a la siguiente semana, en el Día de Acción de Gracias, Romo se volvió a lesionar de la misma clavícula en un partido que perdió Dallas ante las Panteras de Carolina, despidiéndose ese funesto día del resto de la temporada. El otro es Mark Sánchez, pero este jugador, también quarterback, ha caído en una irregularidad que lo ha mantenido en la banca los dos últimos años, total que ha habido poco incentivo por esa parte, por lo que la temporada la hemos seguido de reojo, pero sin perderle la pista. Este domingo se juegan los dos partidos para definir a los campeones de cada conferencia que disputarán el Super Bowl L, en lo que se podría considerar una final adelantada, la de la Americana, se van a medir los actuales campeones Patriotas de Nueva Inglaterra de Tom Brady a los Broncos de Denver de Peyton Manning, los dos mariscales consagrados y seguros Salón de la Fama; en la otra final, se van a enfrentar los favoritos Panteras de Carolina contra los Arizona Cards (Cardenales), que se instalaron en esta final después de un partido de alarido ante los Empacadores de Green Bay del sorprendente Aaron Rodgers. Total, finales de pronóstico reservado, sobre todo en la Americana, en la Nacional los favoritos son sin duda las Panteras. Los dos partidos serán el próximo domingo y de ahí a la gran final que se disputará el domingo 7 de febrero en el majestuoso Levi’s Stadium de Santa Clara, Calif., casa de los 49ers de San Francisco. No tenemos favorito, pero nos parece que Peyton se va a imponer por esta vez a Brady y en la otra Carolina va a confirmar su calidad de favorito. Lo escribe Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.

¿Va a ganar Leonardo DiCaprio (Los Ángeles, 11 de noviembre de 1974) el Oscar al Mejor Actor el próximo 22 de febrero en el teatro Dolby de Los Ángeles, Calif.?, obviamente estamos hablando por su actuación en la película “The Revenant” (“El Renacido”) de Alejandro González Iñárritu, evidentemente es imposible anticipar algo así, sobre todo porque no le hacemos a la clarividencia y, además, porque no hemos visto la película de nuestro paisano y por lo tanto no hemos podido medir en su justa dimensión la actuación de DiCaprio, pero en las 5 nominaciones del rubio actor –incluida esta última-, cuando menos ya le hubiéramos dado el Oscar al Mejor Actor por “El Lobo de Wall Street”, que fue una actuación grandiosa, probablemente solo superada por la que protagonizó Matthew McConaughey, que actúa nada más 10 minutos y es una magistral muestra de actuación, pero la Academia ha sido bastante injusta con el actor porque es un tipo que ha mostrado bastante consistencia a lo largo de toda su carrera que inició en 1991, siendo él aún muy joven. Habrá que ver “The Revenant”, de quien se espera –esperamos- mucho, empezando, por supuesto, que obtenga los premios a mejor película y de mejor director para el “primo”. Finalmente, recordábamos que fue en abril 24 de 2014 cuando el exitoso realizador mexicano anduvo por Xalapa para participar en la Cátedra Carlos Fuentes y recordábamos también cómo, al ser presentado por Víctor Arredondo, el ex rector dijo, palabras más, palabras menos, que González Iñárritu había hecho un espacio en su apretada agenda para poder estar en Xalapa, ya que en ese momento se encontraba dirigiendo en Canadá un film que llevaba como protagonista a DiCaprio, y que su estancia en Xalapa representaba unas horas que para él –G. Iñárritu- significaban muchos miles dólares que estaba dejando de ganar en virtud de ser un director de cine muy cotizado. Pues crucemos los dedos, por lo demás el “primo” es un tipazo, exuda talento y carisma. Lo escribe Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.

"Mañana va ser un gran viernes. ¡Estamos listos! Es lo que escribe el periodista esta mañana en Facebook.

Es imposible hablar de un solo tema en estos días cuando este año ha empezado bastante movido. Para quienes somos cinéfilos y nos gusta el Show Bussines en general, quizá la nota principal han sido los Globos de Oro (Golden Globe Awards) que otorga la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood a lo mejor de la industria del cine y la televisión en los Estados Unidos y a nivel mundial, y que en el caso de nuestros paisanos Alejandro G. (González) Iñárritu y Gael García Bernal los recibieron, el primero por Mejor Película de Drama y Mejor Dirección por El renacido (The Revenant), y el segundo por Mejor Actor de Serie de Comedia o Musical por Mozart in the Jungle. Ya hablamos también de la muerte del camaleón, David Bowie y ya dimos algunas impresiones acerca de lo que su muerte nos provocó, sin embargo, no está por demás recalcar que su desaparición física la sentimos de veras, vamos a extrañar al arlequín. El otro tema que no podemos dejar de comentar es el de la recaptura del Chapo, que era más que una obligación de parte del Gobierno Federal después de la vergonzosa fuga ocurrida el 11 de julio del año pasado del penal de Puente Grande. Ahí falló todo, desnudó al raquítico y penoso sistema penitenciario federal, y a todos los protocolos de seguridad en la materia. Como ya dijimos, era un imperativo echarle el guante nuevamente al delincuente y qué bueno que este cometido se logró el pasado lunes 11, por lo demás, penoso el espectáculo que ofreció en cadena nacional el cuerpo consular mexicano acreditado en el extranjero, cuando se puso a entonar eufórico el Himno Nacional después del anuncio de la captura de Guzmán Loera como si el gobierno hubiera realizado un acto heroico, perdón pero qué mal se vieron nuestros embajadores y cónsules. Por otra parte y a riesgo de pecar de procaces, no se puede dejar de mencionar que en el escándalo mediático que rodeó la captura del capo, en donde se vieron inmiscuidos Sean Penn y Kate del Castillo, la reflexión que queda es “que la falda es la falda”, y es que es sabido y recontrasabido que el sexo femenino es una de las principales debilidades de Guzmán Loera, y esa debilidad probablemente contribuyó en mucho para lograr su captura. Finalmente, el Estado de la Nación que dio Barack Obama al Congreso de los Estados Unidos ayer, en donde se confirma como un presidente estrella, carismático, gran orador, dueño de la escena, lo van a extrañar los estadounidenses. Destacaríamos dos cosas nada más de los ocho años del Barack al frente del gobierno del vecino país del norte: primero, va a entregar al próximo (¿próxima?) presidente de su país una nación radicalmente distinta de la que le entregó a él George H. Bush y, segundo, en contra de todo lo que se pudiera decir en contra de él y de su gestión, fue un presidente pacifista. El informe merece un análisis aparte. Lo escribe Marco Aurelio González Gama, directivo de este portal.

Siempre fue un artista, una figura del espectáculo (cantante, compositor, actor, artista plástico, diseñador, músico, productor, figura pública y crítico) de una muy difícil comprensión –al menos para el que esto escribe-, a veces impenetrable, a veces indescifrable, a veces irresoluble, a veces ininteligible, todo un acertijo, su misma música nos producía sensaciones de lo más disímbolas, a veces nos gustaba y a veces no la soportábamos, así era David Bowie, un tipo indefinible, de múltiples caras (camaleónico), un artista en el más amplio de los sentidos de culto, del que incluso llegamos a pensar que ni él mismo, a veces, se entendía y comprendía a sí mismo. Sin embargo, ayer que murió David Bowie (Brixton, Londres, 8 de enero de 1947), una extraña sensación nos invadió, una extraña sensación como de vacío, de orfandad, y es que por extraño que parezca, por impenetrable que haya sido el inglés, raro, pero para un servidor era una figura entrañable, quizá sea –y es la explicación más lógica que le encontramos a esta extraña sensación- porque buena parte de su música, al menos sus más sonados éxitos, están dotados de un dejo melancólico que de alguna manera los definía. Nada más para citar uno de ellos, Space Oddity, desde siempre nos sonó profundamente nostálgica y hasta triste, y si no nos creen escuchen esta versión que refuerza nuestra percepción de la canción interpretada en la soledad de la Estación Espacial Internacional por el astronauta canadiense Chris Hadfield, y que en YouTube ya lleva más de 28.5 millones de visitas: https://www.youtube.com/watch?v=KaOC9danxNo. Lo escribe Marco Aurelio Gonzàlez Gama, directivo de este Portal.

Entre otros. el senador Pepe Yunes (habló bien de Héctor. No está enojado con Yarmuch); Jesús Corichi (fue quien invitó la comida, con una deliciosas carmes enviadas por su amigo el delegado de la PGR en Nuevo León; Carlos Vasconcelos Guevara (dicen que es muy amigo de Carlos Aceves del Olmo), Orlando García Ortiz (expresó un elogio "ditirámbico" sobre Alberto Sosa); Armando López Contreras (extraña ya no salir en las trivias de Cápsulas Políticas), Alfredo Bielma Villnueva (le encargaron la elaboración de un discurso); Salvador Muñoz (habló bien de Héctor); Carlos Hernández Morales (raro en él, hoy con poco apetito); Fabio Zilly Viveros (le envió saludos a Salvador Sánchez Estrada); y por supuesto el dueño del restaurante, Roberto Alvarez Salgado (le echó "flores" a Flavino) y su hijo Dario. Además de las carnes, el caldo de camarón y los plátanos fritos estuvieron de primera.

"La historia transforma profundamente a todos los pueblos, por eso estamos obligados a elaborar un nuevo relato de la Conquista para desmontar ese discurso clásico sobre un evento tan importante para México", después de 11 años de analizar textos antiguos, ver qué hacen y dicen los cronistas, por qué y para quién escriben, se ha concluido que la historia sobre la Conquista de México es un mito colonial", esto lo declaró el investigador en el XI Seminario de Historiografía “Repensar la Conquista”,  realizado hace algunos meses a iniciativa de la Facultad de Historia de la Universidad Veracruzana (UV) y Graphen, revista de historiografía del INAH-Veracruz, y por supuesto que estamos de acuerdo con esta revisión de los principales sucesos que rodearon este hecho histórico, coincidimos plenamente, en México nunca hubo una conquista, emergió una nueva nación, mestiza, con una nueva lengua, con una nueva percepción del mundo y de Dios, pero que conserva mucho de los habitantes originales de estas tierras.. Lo comenta Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal..

1) "La política es técnica de aproximación, no ciencia exacta. 2) Tan importante es la meta, el destino, como la ruta, el camino. 3) En política lo importante es convencer, persuadir, no improvisar. 4) Es precisamente por la existencia de los problemas por lo que los hombres estamos obligados a hacer política. 5) Es más fácil ser dogmático que negociador; ser intolerante que tolerante, es más fácil dividir que sumar. 6) Quienes no conservan algo del pasado, difícilmente construyen algo para el futuro.  7) Seremos inflexibles en la defensa de las ideas, pero respetuosos en las formas, pues en política, frecuentemente, la forma es fondo. 8) No olvidemos que nunca hay ausencia de poder. El poder que pierde el Estado, una partido, una clase o un grupo, lo obtienen casi automáticamente otros grupos, partidos o clases". Los escribió Miguel Angel Cristiani González en su "Bitácora".

Hija del mítico Nat King Cole, murió el día último del 2015. Gran voz, gran cantante, sobre todo de jazz, soul y pop, recordamos un tema, tal vez su primer gran éxito mundial, “This Will Be”, un temazo de la época disco, hasta “Unforgettable”, que fue un álbum en el que grabó algunos de los temas que hicieron famoso y conocido mundialmente a su papá. Falleció relativamente joven, 65 años, por complicaciones renales que derivaron en una insuficiencia cardiaca. Natalie se une a otras grandes estrellas fallecidas recientemente y que murieron también a una edad temprana, principalmente Donna Summer y Whitney Houston. Lo escribe Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.