"Cuando usted salga de esta oficina tendrá en sus manos las muescas de la llave que abre todas las puertas del sistema político mexicano. Anote, son cuatro: dos comienzan con P y dos comienzan con D. Bien, los primeros son dos valores que siempre debe usted hacerlo suyos y admirar, pues siempre se escriben con mayúsculas: Paciencia y Prudencia. Anote por favor y repítamelo. Tome ahora nota de las otras dos normas que empiezan con D. También acostúmbrese a escribirlas con mayúsculas. Son Disciplina y Discreción. -¿Y qué me dice, profesor, de la creatividad, del talento, la eficiencia, el conocimiento, elementos indispensables que...? - No se desvíe. Esos son improntos de la juventud. Lo básico es lo que le estoy diciendo", respondió el entonces Secretario de Gobernación.. Y suerte en su nuevo cargo". Lo escribió el aludido, Raúl Cremoux en su libro "Nada como el Poder".

Ajedrez. I- "En su grave rincón, los jugadores.. Rigen las lentas piezas, el tablero.. Los demora hasta el alba en su severo.. ámbito en que se odian dos colores.. Adentro irradian mágicos rigores.. Las formas: torre homérica, ligero.. caballo, armada reina, rey postrero.. Oblicuo alfil y peones agresores.. Cuando los jugadores se hayan ido.. Cuando el tiempo los haya consumido.. Ciertamente no habrá cesado el rito.. En el oriente se encendió esta guerra.. Cuyo anfiteatro es hoy toda la tierra.. Como el otro, este juego es infinito". II- "Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada.. reina, torre directa y peón ladino.. Sobre lo negro y blanco del camino.. Buscan y libran su batalla armada.. No saben que la mano señalada.. Del jugador gobierna su destino.. No saben que un rigor adamantino.. Sujeta su albedrío y su jornada.. También el jugador es prisionero.. (La sentencia es de Omar) de otro tablero.. De negras noches y de blancos días.. Dios mueve al jugador, y este, la pieza.. ¿Qué dios detrás de Dios, la trama empieza.. De polvo y tiempo y sueño y agonías?".

1) "Agua en la noche, serpiente indecisa.. Silbo menor y rumbo ignorado:.. ¿Qué día nieve, qué día mar?.. Dime.. ¿qué dice nube, eco?.. De ti y cauce seco.. Dime.. No lo diré; entre tus labios me tienes.. Beso te doy.. pero no claridades.. Que compasiones nocturnas te basten.. Y lo demás a las sombras.. Déjaselo, porque yo he sido hecha.. para la sed de los labios que nunca preguntan". 2) "El alma tenias.. Tan clara y abierta..Que yo nunca pude.. entrarme en tu alma.. Busqué los atajos.. angostos, los pasos.. Altos y difíciles.. A tu alma se iba.. por caminos anchos.. Preparé alta escala.. Soñaba altos muros.. Guardándote el alma.. Pero el alma tuya.. estaba sin guarda.. De tapial ni cerca.. Te busqué la puerta.. estrecha del alma.. Pero no tenía.. de franca que era.. entradas tu alma.. ¿En dónde empezaba?.. ¿Acababa, en dónde?.. Me quedé por siempre.. Sentado en las vagas.. lindes de tu alma".

De chavo, cuando acompañaba a mi padre en los viajes que con frecuencia hacía a Xalapa para atender asuntos laborales de su gremio, uno de los lugares en donde recurrentemente le gustaba hacer una escala técnica después de haber degustado un café acompañado de una canilla en La Parroquia de Zaragoza, era precisamente en la tienda de ultramarinos finos y vinos de la esquina de Ignacio Zaragoza y Sebastián Camacho, la famosa y emblemática ‘La Naval’, que el 19 de los corrientes estará cumpliendo sus primeros 60 años de legendaria vida constituida ya como un símbolo que queda de lo que fue el Xalapa de antaño, y que ha perdurado, como diría Víctor Manuel: “… levanto la vista y me encuentro con ella / y ahí está, ahí está, ahí está / viendo pasar el tiempo, La Naval”. Y es que se dice fácil, pero 60 años son ¡60 años!, no son cualquier cosa. En esa cantidad de años la tienda que Ángel Roberto Fernández Segura heredó de su padre Ángel Fernández González, natural del pueblo de Villaverde, Oviedo, Asturias, que llegó a México para hacer la América un lejano 20 de noviembre de 1927, acicateado por otros parientes que ya habían sentado sus reales en el Xalapa de las postrimerías de la Revolución Mexicana. ‘La Naval’ de hoy, ha dejado atrás las viandas y latería fina que le dieron renombre a la tienda en aquellos años en que estuvo a cargo del primer Ángel y de otros parientes para convertirse hoy, sin menoscabo de la tradición y antecedentes, en un centro cultural en donde se puede tomar lo mismo un buen café, saborear los famosos cuernitos que han hecho época o los pambazos de frijoles con chorizo, y si lleva gusto jugar al ajedrez, backgammon, leer un libro de tango para aprender lunfardo o ver una película en su cine club al que suelen asistir los amantes del buen cine. Y hay que decirlo, además de disfrutar de la buena charla de Ángel, que es un ingeniero químico egresado de la Escuela de Ciencias Marítimas y Alimentarias del Tecnológico de Monterrey, campus Guaymas en el estado de Sonora. Don Ángel señor falleció en 2005 dejando tras de sí una gran historia. Felicidades al querido amigo, que el próximo domingo tendrá un evento para conmemorar el 60 aniversario en el Ágora de la ciudad, en punto de las 10:30 horas. Lo escribe Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.

Aureliano Hernández Palacios, Pericles Namorado Urrutia, Roberto Bravo Garzón, José Luis Lobato Campos, Ricardo Arenas Leetch, Juan Maldonado Pereda, Guillermo Zúñiga Martínez, Humberto Ortiz Salazar, Fernando García Barna, Julio Patiño Rodríguez, Darío Martínez Silva, Héctor Salmerón Roiz, Francisco King Hernández, Teófilo Román García, Salvador Mikel Rivera, Héctor Cequera Rivera, Salvador Santoyo Ramírez, Haydé González Rebolledo, Francisco Segovia Morales, Arturo Nájera Fuentes, Antonio Rodríguez González, Francisco Sánchez Contreras, Benjamín Garcimarrero Ochoa, Ignacio Altamirano Marìn, Joaquín Herrero Rodríguez, Raúl Contreras Basurto, Benjamìn Siguenza Salcedo, Carlos Gutièrrez de Velasco, Fernando Montiel Hernández, Antonio Gamayo, Ubaldo Flores Alpízar, Aurelio González Sempé, José Luis Santiago López, José Luis Lagunes López y Pedro Manterola Sáinz, entre otros, además de varios ex-gobernadores. Descansen en paz.

Abel Escobar Ladrón de Guevara (R.Jurista), Gonzalo Aguirre Beltrán, José Luis Melgarejo Vivanco, Luis Espinosa Gorozpe, Pedro Coronel Pérez, Raúl Ladrón de Guevara, Othoniel Rodríguez Bazarte, Carlos Domínguez Millán, Lorenzo Casarín Uscanga, Angel Hermida, Raúl Contreras Ferto, Francisco Morosini, Rodolfo Duarte Rivas, Oscar Aguirre, Manuel Ramos Gurrión, Lauro Altamirano Jácome, Fluvio Vista Altamirano, Guillermo Rivera Rodríguez, María de la Luz Gutiérrez, Horacio Díaz Cházaro, Delia de la Paz Rebolledo, Emilio Gómez Vives, Sabino Huitrón Caballero, Octavio "Negro" Ochoa, Alfinio Flores, José Lizardi, Mario Chávez Buendía, Raúl Aguilar Maraboto, Juan Fuentes Domínguez, Francisco Palacios, Sergio Dorantes Guzmán, Roberto León, Jesús Salmerón Lezama, Miguel Bernal Garzón, Sergio Kauffman González, Juan Aguilar Nájera, Mariano Hernández, Fernando Vázquez Lobo, Gilberto Martínez Hernández y Eugenio Castañeda Vázquez, entre otros. Descansen en paz.

No conozco a un varón –perdón del abuso de la masculinidad-, incluyo a las damas, que no sienta debilidad por una loción de diseño, digamos de un aroma fino, clásico, de esos que dejan estela al pasar. Retomo una sección de El País en donde señala las que son, a juicio del periódico madrileño, las 5 lociones más intemporales de los tiempos recientes. Empieza con Eau Sauvage (Agua Salvaje) de la casa Dior, de la cual destaco algunos extractos de la nota publicada. Su lanzamiento fue en 1966, o sea, tiene 52 años en el mercado de fragancias y sigue tan campante. Marcó un antes y un después en el mundo de los aromas masculinos, en cuanto a sus notas características lo describe como “un perfume fresco y cítrico, con una base de vetiver y unas notas de limón y romero que se perciben en su aplicación”. La sofisticación viene en envase. Para quienes la prefieren, los remite a una suerte como de colonia cara, nada que ver con la Sanborns, pero es como su prima francesa la aristócrata. Se define como una loción “viril, discreta y fresca” que contrasta con el tono dominante de la mayoría de las fragancias masculinas: olor a maderas. Se dice que cambió los cánones de estilo de los hombres actuales, digamos que los hizo más refinados. Desde que salió al mercado, no ha variado el diseño de la botella: las mismas estrías en diagonal del cristal, la misma etiqueta con el mismo logotipo y el mismo tapón plateado. A lo largo de las 5 décadas que tiene en el mercado, en su publicidad se han sucedido desde Alain Delon, Johnny Hallyday hasta Zinedine Zidane. El aroma original es difícil de igualar, incluso para quienes lo crearon. En mi opinión, es un aroma fresco, ideal para climas cálidos como los nuestros, sobre todo para el verano. No me imagino a un ruso o a un kazajastano con aroma a Agua Salvaje. ¿Usted qué opina? Lo comenta Marco Aurelio González Gama, directivo de "Crónica del Poder".

No estoy seguro cuándo la oí por primera vez, de lo que sí estoy seguro es cuándo la escuché con mis cinco sentidos puestos tanto en la imagen como en el sonido, de tal manera que, ambas sensaciones me dejaron una profunda huella en mi vida como amante del cine y de la música que soy. Fue en 1989 cuando se exhibió en México la película ‘Historias de Nueva York’ (New York Stories), que es de esas cintas llamadas coloquialmente como películas ómnibus, que son a su vez aquellas formadas por historias breves o episodios habitualmente unidos por un tema común, aunque no necesariamente. ‘New York Stories’ está conformada por 3 episodios que dirigen cada uno Martin Scorsese, Francis Ford Coppola y Woody Allen, pero me voy a referir a la del primero de los directores, se llama ‘Life Lessons’ (Apuntes al natural), y en ella Scorsese retrata la vida de un artista pictórico espléndidamente bien interpretado por Nick Nolte. El protagonista era un ser solitario que hacía lienzos monumentales abstractos en un piso de esos que suele haber muchos en la Gran Manzana, que parecen una bodega. La cosa es que Nolte se debatía entre pintar pinturas que no tenían mucho mercado, beber wiski, acosar sexualmente a una joven mujer que era como su asistenta (Rossana Arquette) y escuchar cantar a Gary Brooker, cabeza del grupo británico Procol Harum, la inmortal ‘A Whiter Shade of Pale’ (Una pálida sombra). Qué canción, de época, con una letra incomprensible, pero dotada de un clasicismo inagotable. Yo, como John Lennon en su momento, no me canso de escucharla, y como a Billy Joel me hace evocar, soñar, viajar y, en lo particular me hace llorar. Hoy la escucho en la voz de Brooker, un hombre de 74 años, y cada vez suena mejor el condenado. El hombre transmite la solera, el añejamiento, la veta, el alcohol, el tabaco y la marihuana que se ha metido a lo largo de su vida. Cuando me vaya de este mundo me la quiero llevar al más allá. ‘A Whiter Shade of Pale’ el pasado 12 cumplió 52 años de su lanzamiento. https://www.youtube.com/watch?v=UumQYhFgHew. Lo escribió Marco Aurelio González Gama, directivo de "Crónica del Poder".

Ahora que hablamos de algunas de las voces más importantes del mundo el siglo pasado, que ya dejamos claro que, para nosotros fue Francis Albert Sinatra Garaventa, mejor conocido como Frank Sinatra, hubo varios lectores a los cuales les pareció un tanto injusto que dejáramos de mencionar a dos grandes voces, mexicanas ambas, y que sí, es cierto merecerían formar parte del selecto grupo de las “mejores voces” del siglo pasado, desde luego haciendo la aclaración de que fueron voces grandes, de mucha repercusión, sobre todo en Latinoamérica, pero que nunca alcanzaron una presencia mundial relevante, y nos referimos concretamente a Marco Antonio Muñiz y a José José. Y efectivamente, tienen razón nuestros lectores porque en el caso del primero, “el lujo de México” como alguien lo llegó a bautizar muy acertadamente, nadie como él para interpretar con tanta elegancia el bolero, ¡ah qué manera de cantar de Marco!, y presenciar personalmente su espectáculo era otra cosa. Se decían muchas cosas de este hombre longevo y de privilegiada voz, desde que era un borracho hasta de su adicción por algún estupefaciente, la verdad es que nunca creímos ninguna de esas versiones, Marco era grande y cantaba como pocos. En el caso de José José, si la de Marco era una voz privilegiada, la de este hombre era una voz que solo Dios se la podía haber dado. En nuestros años preparatorianos todo mundo quería cantar como él, sus canciones eran las preferidas para que se entonaran en los “gallos”, por supuesto después de las de cajón: “Despierta”, “La Barca”, “El Reloj”, “Página blanca”, etc., ya sabe usted, sus éxitos de Rafael Pérez Botija, Juan Gabriel, Roberto Cantoral y de José María Napoleón. Grandes voces las dos sin duda, sobre todo la del segundo, quien ahora pasa por serias complicaciones en su salud. ¿Usted qué opina? Lo escrbíó Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.

1) FRANCISCO HERNANDEZ: "Quitar la carne, toda.. hasta que el verso quede.. con la sonora oscuridad del hueso.. y al hueso desbastarlo, pulirlo, aguzarlo.. hasta que se convierta en aguja tan fina.. que atraviese la lengua sin dolencia.. aunque la sangre obstruya la garganta". 2) JOSE LUIS RIVAS: "Tal vez la dicha de vivir llega siempre con eso que sabemos.. a hurto de nuestro anhelo... ¿Cómo prestar al suelo.. alas.. que no sean las tuyas.. mar.. de mis brazos abiertos en el aire?". 3) SILVIA TOMASA RIVERA: "Ella lo vio desnudo sobre el agua.. no pudo más, dio media vuelta.. pero sus ojos quemaban como piedras.. bajo los pies oscuros.. Ella rompió esa noche el cántaro del sueño.. y bajó al río, donde él la esperaba.. sin palabras.. Son dos- ahora sumergidos.. en la fuente dorada de la vida". 4) MANUEL ANTONIO SANTIAGO: "Las bugambilias rojas... A media vereda.. donde la ramada se cierra... De la encalada muralla.. del largo muro blanco.. brota un incontrolable.. borbotón de flores.. que sin mesura mana.. y escurre hacia las piedras.. son pétalos de sangre". Los escribió Sergio González Levet en su artículo "Poetas en competencia". Foto de UV.