Para los xalapeños de cepa, seguramente hablar de La Tasca del Cantor los retrotrae a la Xalapa del pasado reciente que tenemos aún muy fresca en la memoria. Eran las épocas de cuando el café de La Parroquia de Zaragoza tenía en su parte frontal, del lado izquierdo, una especie de garage que hoy ya pocos recuerdan. Xalapa se debatía entre el carácter impetuoso, la ensoñación y la inocencia de su juventud. El rectorado de Roberto Bravo Garzón transitaba apenas el tercer año de gestión y el estudiantado de la Universidad Veracruzana aplaudía la apertura de la Unidad de Artes, el Orbis Tertius ya tenía dos años de práctica sincopa y el Ballet Folklórico tenía uno de haber sido fundado por el maestro Miguel Vélez Arceo. En esa Xalapa de los 70 surgió el feudo de Salvador ‘Chava’ Suárez, una especie de templo en donde el dios es la cultura –el dios Baco también-, ¡y es que si la Tasca hablara, cuántas historias no nos contaría! Por su tablado han pasado músicos de la talla de Paquito D’Rivera, Jane Bonet, Jaime López, Edgar Dorantes, Víctor Mendoza, Roberto Alcalá, Ilán Bar-Lavi y el baterista Antonio Sánchez, y grupos como Son de madera, Los cojolites, Sonex y el Aguas Aguas, y en sus paredes y rincones se ha dado cobijo a la obra de muchos artistas de aquí, allá y acullá, no en balde la Tasca originalmente fue fundada por Luis Rechy y su idea original fue que funcionara como un lugar en donde se fusionara el arte con la bohemia. El primer domicilio en donde funcionó estuvo en la calle de Bravo, de ahí se mudó a Clavijero, que fue cuando un servidor la conoció, y de ahí al actual sitio, en donde parece que le esperan muchos años por delante. Chava Suárez es un excelente anfitrión y, créanmelo, no hay mejor lugar en Xalapa para tomar vino o cerveza y disfrutar hasta que el cuerpo aguante con la música que ahí se escucha y el ambiente que solo ahí se vive. ¡Felicidade Chava! Lo escribió hace tiempo Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal... Sin embargo el propio "Chava" nos confirmó hace unos cuatro meses que ya cerró sus puertas "La Tasca".

"La vida de esta artista ha transcurrido a través de una intensa y apasionada relación con el arte, a partir de los 13 años cuando se inscribió en La Esmeralda, y aún antes cuando en la infancia jugaba con plastilina y lápices de colores. Durante muchos años su pasión se cumplió fundamentalmente en la gráfica. Su obra es en ese campo amplísima: la anima el mundo de la infancia y la nostalgia de un universo que la autora no conoció personalmente, el de los objetos de ornato, el vestuario y peinado de las tres primeras décadas de este siglo. En este mundo existe siempre un misterio, un espacio de zozobra, un escalofrío de inquietud, y toda ella se apoya en una infinidad de detalles que perfilan y afinan ese misterioso central. En la obra de Leticia Tarragó, el detalle lo es todo. A partir de 1986, en Cancún, se produjo du primer reencuentro con el color. Luego, a principios de esta década, en un viaje a Alamos, Sonora, pinta una serie de paisajes acompañados de figuras fantasmales, que la sitúan de lleno en la pintura, reproduciendo en ella el clima de misterio que había introducido en su obra gráfica. El actual periodo, es un prodigio de imaginación y libertad. La pintora lleva esa libertad a uno de los géneros donde parece más difícil ejercerla, el retrato. Estas visiones captadas por el ojo de Leticia Tarragó constituyen una nueva aportación a la plástica mexicana.". Es parte de lo que escribió el maestro Sergio Pitol en la edición "Expresión Plástica, 35 artistas", del IVEC, en 1995.

"Cuando despertó, Tito ya no estaba ahí".. Son sólo siete palabras que han estremecido las letras. Aunque pareciera una frase abandonada por el temor a la página en blanco o porque el tema no daba para más, en sí es el cuento más breve de la literatura, una obra maestra: "Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba ahí"... Augusto Monterroso, muerto en 2003 a los 82 años, es el culpable de la escritura de millones de páginas sobre esa sola línea. Y es que la brevedad, la concisión, la linealidad y un estilo directo son las característica de la narrativa del desaparecido autor guatemalteco nacido en Honduras y radicado en México desde hacía medio siglo. La vida es corta y el arte largo, decía el escritor mejor conocido como Tito al definir su virtud para ser breve, sin embargo el autor de "La oveja negra y demás fábulas" no le daba más crédito a ese atributo literario que el resultado de su trabajo". Se publica en el libro "Viajeros sin destino" de Luis Gastélum.

1) Hará unos 23 años, quien fuera Director de "Punto y Aparte", Benjamín Domínguez Olmos, tuvo un ofrecimiento para ser candidato a la alcaldía de Coatepec, pero no la aceptó porque adujo entre otras razones: "no me gusta darle dinero a los periodistas". 2) Antes que Vicente Espino Jara y Pepe Zaydén Domínguez, fueron Cronistas de la Ciudad de Xalapa: Rubén Pabello Acosta, David Ramìrez Lavoignet, Humberto Frutis, Gustavo Rodríguez y Sáinz, y Rubén Bouchez. 3) Son originarios de Papantla los siguientes personajes: Edmundo Martínez Zaleta, Sergio Villa, Daniel del Angel, Jaime Sastré, Domingo Yorio, Rey David Rivera y Carlos Juan Islas.

La historia detrás de la historia que cuenta Elena Poniatowska (Hélène Elizabeth Louise Amélie Paula Dolores Poniatowska Amor, París, 19 de mayo de 1932) en su más reciente novela ‘El amante polaco’ (SEIX BARRAL, 2019), en la cual revela un pasaje –lo entiendo así- autobiográfico de su vida, que en la realidad sucedió alrededor de 60 años atrás, confieso que me ha devuelto la capacidad de asombro. Y no porque haya sido algo inaudito, esas cosas eran muy comunes antes, simplemente porque ha de haber sido un peso muy grande el que la Premio Cervantes ha venido cargando durante todo ese tiempo como para transparentarlo ahora. Resulta que, como ustedes ya deben saber, la galardonada periodista hizo una confesión pública de que el admirado Juan José Arreola, el deslumbrante escritor –‘Confabulario’ es una especie de manual para quien se quiere dedicar a escribir- abusó de ella en su juventud. Elena dice con todas sus letras que, Arreola, fallecido en 2001, habría abusado de ella en 1954, así lo corrobora en una entrevista que concedió Excélsior. Narra en la entrevista ese episodio cuando visitaba una vez a la semana a Arreola –participaba ella de un taller literario que impartía el escritor-. La agresión sexual no paró ahí, la dejó embarazada. Voy a decir algo políticamente incorrecto, espero no ofenda a nadie, y tampoco lo digo para justificar a Arreola, pero sucede que antes los hombres se relacionaban de manera diferente con las mujeres. El acoso era algo muy normal, antes eufemísticamente se llamaba “seducción”. ¡Caray, vaya desmistificación la de Elena, he quedado anonadado! Lo escribe Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.

Son de esas cosas incomprensibles –para quien muere por él-, pero al escribiente no más no le entra. En mi escala de valores culinarios ocupa uno de los lugares más bajos. Ahora que, consciente de que en gustos se rompen géneros, como diría el presidente López Obrador que dice que dijo Bora Milutinóvic, va con todo respeto, cada quien y sus gustos. Porque no dejo de reconocer que es una comida muy práctica, que se compra en cualquier súper que tenga sushi bar y a comer en casa porque no necesita ni de microondas, en frío, remojadito en soy sauce, su wasabi y el jengibre encurtido, pero exquisito exquisito que digamos ¡no, qué bárbaro!, pues no más no. El sushi es como la hamburguesa, la reina del fast food, pero si a esas vamos la verdad es que me quedo con una suculenta de Carlos yunior. Es que para comer arroz hay que comerlo como dios manda, hasta el rojo con menudencias lo prefiero en lugar del afamado plato oriental. Los españoles y los italianos han hecho del arroz algo grandioso, y también los árabes, y si a esas vamos, en esa línea de platillos fríos prefiero un buen Tabule (Tabulé, Taboule o Tabbouleh), no hay punto de comparación. El sushi es una comida muy simple que se hace a base de arroz cocido, aderezado de vinagre de arroz y un toque de azúcar –es la receta que conozco- y de ahí adorne los rollos con lo que quiera, ¡no! No hay nada como un buen arroz sazonado como se debe y cocido a fuego lento, yo me lo refino con un buen mole poblano, tlatonile, en paella o Jambalaya, y a chuparse los dedos se ha dicho. Provecho. Lo escribe Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.

1) "Estoy convencido de que la primera gran prueba de un gran hombre consiste en la humildad": John Ruskin. 2) "Imitemos en humildad a Cristo y a Sócrates": Benjamín Franklin. 3) "Humildemente me esforzaré en amar, en decir la verdad, en ser honesto, en no poseer nada que no me sea necesario, en ganarme el sueldo con el trabajo, en estar atento siempre a lo que como y bebo, en respetar las creencias de los demás, en buscar siempre lo mejor para todos, en ser siempre un hermano para todos mis hermanos": Mohandas Karamchand Gandhi. 4) "El humor es el resplandor de la mente": Edward George Bulwer. 5) "El buen humor es en la mayoría de las personas alegres el satisfactorio resultado de una tenaz disciplina": Edwin Percy Whipple. 6) "El buen humor gana batallas que la fuerza y la razón perderían": Anónimo. 7) "El humor y la sabiduría son las grandes esperanzas de nuestra cultura": Antonio Mingote. 8) "El más desperdiciado de todos los días es aquel durante el cual uno no tuvo risas": Sébastien-Roch Nicolás Chamfort.

"Si un periodista quiere ser leído tiene que contar. Esto viene desde la infancia. No nos podíamos dormir si no nos contaban un cuento. Habrá que buscar, rascar, investigar, para tener siempre algo que contar. Lo que importa, sobre todo, es además, saber contar. Puede haber opinionistas, pero tienen que ser muy destacados en su ingenio, por el conocimiento de las cosas y por el lenguaje, Lo que importa son las noticias, las narraciones. el contar las cosas". Es parte de lo que escribió, en Julio del año ante pasado, el finado Padre José Benigno Zilli Manica, en el semanario "Alégrate" de la Arquidiócesis de Xalapa..

"En Brasil- esa extraña y original tierra donde los escritores son tan famosos como los jugadores de futbol, como dijera Mario Vargas Llosa-, con la muerte de Jorge Amado (el 6 de agosto de 2001) se le agrió a "Gabriela" el aroma a clavo y se le ennegreció la piel canela. "Doña Flor" ya no quiere saber más de sus dos maridos. "Tereza Batista" ya descansó de la guerra. A "Tiesta" ya no le interesan sus orígenes eb Agreste y los gitanos de "Toscaia Grande" muestran su cara más oscura. Las prostitutas de "Bahía de Todos los Santos" son las más desganadas de las que saben lo que tienen y cómo lo ofrecen, hasta dónde, a quién y por cuánto. Su "Bahía" "es como todas las mujeres de mis novelas: bella, sensual, ardiente"; es como una mujer que se quiere y se desea tener", decía) está de luto. Forman parte de la obra de este prolífico escritor- 32 libros- que se han vendido por millones en casi cincuenta idiomas- que perdurará". Se publica en el libro: "Pasajeros con destino. De escritores y otros viajeros", de Luis Gastélum,.

1) "El que tiene un amigo verdadero puede decir que tiene dos almas": Anónimo. 2) "La amistad sólo puede tener lugar a través del desarrollo del respeto mutuo y dentro de un espíritu de sinceridad": Dalai Lama. 3) "La primera ley de la amistad es pedir a los amigos cosas honradas, y hacer cosas honradas por los amigos": Charles-Paul de Kock. 4) "La amistad nace con la luz y se afirma con el trato": Jean Baptiste Poquelin Moliere. 5) "¡Dios nos libre de enemistades de amigos!": Lope de Vega. 6) "La amistad es el matrimonio del alma y este matrimonio está sujeto al divorcio": Francois Marie Arcuet de Voltaire. 7) "La amistad es el vino bueno de la vida": Edward Young. 8) "La amistad es un perfecto acuerdo sobre todas las cosas divinas y humanas, junto con un sentimiento recíproco de benevolencia y afección": Marco Tulio Cicerón. 9) "La amistad es como la música: dos cuerdas del mismo tono vibrarán a la vez aunque solo se pulse una": J. Quarles. 10) "La amistad es un tesoro valioso, que necesita de dos guardianes permanentes": José Narosky.