Espero que no me censuren por el tema, ni tampoco me tomen por una persona superficial. Un poco a manera de justificación de estas entregas sobre los supermercados diría que lo que pasa es, como seguramente a muchos de ustedes les sucedió, vengo de una época en donde buena parte de la despensa familiar se surtía de mercancías que provenían del mercado del contrabando –también conocido como fayuca-. La mercadería de importación, desde el imprescindible aceite de oliva (las dos marcas conocidas eran Ybarra, andaluz y Sensat, catalán), la mantequilla danesa, la de la lata azul; el famoso “queso de bola”, de origen holandés, de la región septentrional de Edam (bolas recubiertas de parafina de color rojo o amarillo, el más conocido es del Gallo), que nosotros lo consumimos como botana, pero que los yucatecos siempre lo han usado para cocinar el queso relleno que acostumbran en la Navidad; las conservas en lata de productos marinos (angulas, sardinas, pulpo y berberechos), así como una extensa variedad de bebidas como los vinos (tinto y blanco), brandy, vodka (cómo estaría la cosa de limitada que se consumía Smirnoff como sinónimo de algo muy fifí) y los wiskis y coñacs, que se tenían que comprar a trastienda, que algunas veces no pasaban de ser chafas imitaciones y que, hoy en día los podemos encontrar al por mayor en cualquier supermercado, de diferentes marcas y distintos orígenes. Miren, la comida no nada más es arroz, frijolitos y tortillas, a todos nos gusta comer y beber bien. No se trata del maldito capitalismo, ni de ser consumistas, se trata de algo vital como comer para vivir. Cuántas veces a la hora de comprar o pagar por algo no hemos dicho o pensado: Es caro, pero lo vale. Ir de compras o a chacharear al mercado, para muchos se ha convertido en un paseo realmente placentero por las diferentes opciones que tiene uno en México de las más amplias mercancías. Es una experiencia que en lo personal me gusta y disfruto, y mi familia comparte ese gusto. Y en este bendito país a dios gracias tenemos para aventar para arriba: Chedraui en sus diferentes versiones, Walmart igual; City Market, Superama, Soriana, HEB, que están en el centro y norte de la República (cadena texana) y Casa Ley del noroeste (Pacífico), además de tiendas de membresía como Costco y Sams Club, viva la bendita competencia. Dos últimas recomendaciones: la primera, cuando visiten un HEB, por ejemplo en San Pedro Garza García en Nuevo León, no dejen de visitar el área de comida para llevar, de primera la calidad, selección y platillos preparados para llevar y, dos, me parece que la panadería de Chedraui Selecto de Xalapa podría y puede dar de más, al menos en sus bolillos, creo que podrían ser mejores. Foto de City Market. Lo escribe Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal  

Otra vez abro paréntesis para comentar, antes de entrar en materia, un hecho sucedido apenas hace casi tres años que me llenó de nostalgia y melancolía. El  20 de marzo de 2020 murió la leyenda de la música country, Kenny Rogers. Tenía 81 años el nacido en Houston, Tx, (21 de agosto de 1938). Ya les he platicado que en mis épocas de secundarista, en casa teníamos un pequeño radio Panasonic AM y FM, más una o dos bandas más, como de onda corta, que en aquellas noches de la adolescencia, ya entradas las primeras horas del día siguiente, acostumbraba sintonizar una estación de San Antonio, Tx., cuya especialidad era la música country o texana, la KKYX, que en las madrugadas pasaba un programa denominado ‘The Legends of Country Lives’. Ahí, muy chavo, le agarré gusto al género con cantantes legendarios como Johnny Cash y ya empezaban a sonar Dolly Parton, Willie Nelson y Kenny Rogers. Hay quien dice que el country nos empezó a gustar a los mexicanos a partir de la película ‘Urban Cowboy’ (‘Vaquero de la ciudad’, 1980) protagonizada por John Travolta y Debra Winger (la de ‘Reto al destino’, junto a Richard Gere) bajo la dirección de Jeff Bridges, cosa que muy probablemente sea verdad, pero yo ya la escuchaba desde antes. Muchos ya habíamos escuchado ‘Jinetes en el cielo –esta hasta la cantó Pedro Vargas-, ‘Apache’ y ‘Caravana’. Total, que toda esta entrega empezó porque murió Kenny Rogers, que en México será recordado por ‘The Gambler’, ‘The Coward of County y por ‘Lady’, que es una hermosa balada. Pero a lo que iba, que es el tema central de esta entrega, es que el anterior 10 de abril se celebraron los 50 años de que el cuarteto de Liverpool se disolvió oficialmente. La versión fue que pudo más la relación irreconciliable de John Lennon con Paul McCartney, como una especie de guerra de vanidades entre los dos máximos talentos de la composición, aunque otras versiones hablan de que los cuatro ya tenían cada uno sus propios proyectos a nivel individual. Paul fue el primero que anunció su separación del grupo, ya tenía listo un larga duración junto a Linda Eastman, su esposa en aquel entonces. De ese primer disco como “solista” destacó ‘May be I’m Amazed (‘Tal vez estoy sorprendido’), dedicada a Eastman, del álbum ‘McCartney, lanzado el 17 de abril de 1970 bajo el sello discográfico de Abbey Road Studios. ¡Qué fechas, carajo, dentro de esta pandemia. Foto de "Animal político". Lo escribe Marco Aurelio González Gama, directivo de "Crónica del Poder".  

"Aquí no hay viejos, sólo que llegó la tarde.. Viejo es el Mar y se agiganta, viejo es el Sol y nos calienta, vieja es la Luna y nos alumbra, vieja es la Tierra y nos da vida, viejo es el Amor y nos alienta.. Aquí no hay viejos, sólo nos llegó la tarde.. Somos seres llenos de saber, graduados en la escuela de la vida y en el tiempo, que nos dio el posgrado.. Subimos al árbol de la vida, cortamos de sus frutos lo mejor, son esos frutos nuestros hijos que cuidamos con paciencia, nos revierte esa paciencia con amor". Nos lo enviaron por Whats App. Foto de "bez.es".

1) "Amor, ¡cuántos caminos hasta llegar a un beso.. Qué soledad errante hasta tu compañía!.. Siguen los trenes solos rodando con la lluvia.. En Taltal no amanece aún la primavera... Pero tú y yo amor mío, estamos juntos.. Juntos desde la ropa a las raíces.. Juntos de otoño, de agua, de caderas.. Hasta ser tú, sólo yo, juntos... Pensar que costó tantas piedras que lleva el río... La desembocadura del agua de Boroa.. Pensar que separados por trenes y naciones... Tú y yo teníamos que simplemente amarnos... Con todos confundidos, con hombres y mujeres.. Con la tierra que implanta y educa los claveles"..... 2) "No te toque la noche ni el aire ni la aurora.. Sólo la tierra, la virtud de los racimos.. Las manzanas que crecen oyendo el agua pura.. El barro y las resinas de tu país fragante... Desde Quinchumalí donde hicieron tus ojos.. Hasta tus pies creados para mí en la Frontera.. Eres la greda oscura que conozco.. En tus caderas toco de nuevo todo el tipo... Tal vez no sabías, araucana.. Que cuando antes de amarte me olvidé de tus besos.. Mi corazón quedó recordando tu boca.. Y fue como herido por las calles.. Hasta que comprendí que había encontrado.. Amor, mi territorio de besos y volcanes".

Sin duda, es la cantante del milenio y de los millennials, pero al redactor, que no es ningún millennial –brincos diera-, que ya no se cuece digamos que al primer hervor, necesita recocerse-, a mi la verdad la chava me fascina. Qué talento musical, qué elegancia para cantar, qué prestancia de mujer, tiene una voz espectacular. Probablemente desde Barbra Straisand y Liza Minelli no había escuchado una forma de interpretar ¡tan potente!, tan poderosa, tan hermosa, tan diáfana, con tanto sentido musical y con tan buen gusto, ¡caray! Y como debía ser en estos casos, la escuché por primera vez en el cuarto de mis hijos, concretamente del menor de ellos, Luis Felipe, que no dejaba de repetir sus canciones en su computadora, y me estoy refiriendo a la intérprete británica Adele (Adele Laurie Blue Adkins, Londres, Inglaterra, 5 de mayo de 1988). Para decirlo breve, me gusta todo lo que ha compuesto e interpretado desde Rolling in the Deep, Hello, Someone Like you y Lovesong, no excluyo una sola y su voz es ideal para sentarse a escribir y acercarse una copa de un buen brandy. Caray, si de por sí escribir es un placer en sí mismo, escribir escuchando a Adele y bajándose un buen trago de brandy español es otra cosa. Saltó a la fama en esta década, aunque ya venía cantando de tiempo atrás, pero la fama y la fortuna son de este segundo decenio. Me gusta Adele incluso por su estética, la imagen de una dama que rompe con todos los cartabones de la belleza femenina, su forma de ser e incluso su forma de relacionarse con sus fans se alejan bastante de un universo dominado por unos cánones de belleza delineada y sofisticada, exhibicionista, protagónica y con pose de la típica diva millonaria que hace un favor al cantar. Entre paréntesis diré que Adele ha sido considerada por la revista Time como una de las mujeres más influyentes de la música pop. Además, dosifica sus presentaciones y escoge muy bien los escenarios para sus shows. The Cure, el grupo británico tiene una interpretación de ‘Lovesong’, una de mis preferidas, verdaderamente memorable. Este single fue parte del soundtrack de la película ‘Desobedience’ (2018) del director chileno Sebastián Lelio con Rachel Weisz y Rachel McAdams, que interpretan una pareja de mujeres judías en un ambiente ultraortodoxo en Londres. Interesantísima película que recomiendo ampliamente. https://www.youtube.com/watch?v=ks_qOI0lzho. Lo escribió Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.

La comunidad judía en México es un conglomerado poblacional relativamente pequeño en número, apenas un poco más de 70 mil miembros que se encuentran básicamente concentrados en el D.F., y unos cuantos en Monterrey, Guadalajara y Puebla. Nada más para darse cuenta del tamaño reducido de la comunidad judía en México, en los Estados Unidos tan solo en la ciudad de New York habita una comunidad de poco más de 2 millones de judíos y en Argentina, el segundo país que más judíos concentra después de los EUA en el mundo, hay aproximadamente 300 mil de los que la mayoría residen en Buenos Aires, pero volviendo a la importancia que esta pequeña comunidad tiene y ha tenido en México, bastaría con mencionar tan solo a algunos de estos prominentes personajes: Sabina Berman, Margó Glantz, Marcos Moshinsky, Jacobo Zabludowsky (+); Mauricio Achar (propietario de la librería Gandhi), Shanik Berman, Luis Rubio, Leo Zuckermann, Sara Sefchovich, Esther Shabot, Jacqueline Peschard, Jorge Castañeda Gutmann, Alberto Pérez Dayán (ministro de la Corte), Alberto Saba, José Gordón, Abraham Zabludowsky (el arquitecto), Leonardo Nierman y Mathías Goeritz. Como podemos ver, es y ha sido una comunidad relevante. Lo escribió Marco Aurelio Gonzàlez Gama, directivo de este Portal. Foto de archivo.

"Te invito un café.. Ven acércate al calor de mi soledad.. Hace frío, la tarde está húmeda.. La brisa nos moja el cuerpo.. rasga la espalda, enfría el alma.. y golpea el rostro.. Ven toma un café conmigo para que la taza nos entibie las manos.. Siéntate, toma un café conmigo.. la charla de alguien siempre es buena compañía y nos da calor.. el sabor y aroma del café nos motiva.. a una mutua confesión.. Tómate un café conmigo.. tu plática, sonrisa y compañía.. endulzan mi amargo momento". Es de la autoría de Jesús Reyes Chávez, uno de los mejores lectores de "Crónica del Poder".

1 "Donde hay concordia siempre hay victoria" Publio Liro. 2) "La concordia hace crecer las pequeñas cosas, la discordia arruina las grandes". Salustio. . 3) "Por la armonía, los estados pequeños se hacen grandes, mientras que la discordia destruye los poderosos imperios": Salustio". Son de "Proverbia". 4) "Mis pasiones no me perturban ni me ofuscan; mis ideas de hombre de partido han sido siempre de paz, de concordia y de respeto a todos los derechos": José Batlle y Ordóñez, de "Akifrases", igual que la imagen.

Destaco cuando menos dos cosas en la que amigos que me han escrito sobre Sidnay Poitier en las que tienen toda la razón por sus observaciones: fue un actor que rompió con las barreras raciales en el Hollywood del siglo pasado y, efectivamente, Sidney Poitier no solamente actuó en las dos películas mencionadas en la anterior entrega, fue protagonista de otros grandes filmes. Desafortunadamente el cine de Hollywood llegó tardíamente para un servidor. 'Al maestro con cariño' la recuerdo como la primera película en donde un actor negro tenía un papel protagónico. Para ese entonces, no había visto otras grandes producciones con actores de color. Por mencionar solo dos, 'Casablanca' (1939) y 'Lo que el viento se llevó' (1942). De hecho la primera actriz negra que ganó un Oscar fue Hattie McDaniel por su papel de graciosa sirvienta de la racista y poderosa Scarlett O’Hara. Debieron pasar muchos años para que las personas de raza negra dejaran de tener papeles secundarios en el cine hollywoodense: camareros, bufones, boleros, sirvientes, cómicos, etcétera. Por supuesto que hubo excepciones, pero los papeles de segundo plano eran la generalidad. La idea que yo quise transmitir en la primera entrega, es que Sidney se convirtió en el primer gran actor de color en destacar y convertirse en una gran estrella cinematográfica. Y esa posición se la dio el papel de ese abogado de buena posición que encarna en 'Adivina quién viene esta noche' de Stanley Kramer, con el que ya había trabajado en  'Fuga en cadenas' (1959). Esta película la vine a ver muchos años después, ya de adulto, en un ciclo de cine, en la Cineteca Nacional. En este film Sidney encarna a un preso que huye de prisión encadenado a un excelso Tony Curtis interpretando a un delincuente racista y déspota. Pero son esas imágenes de doctor, abogado, psiquiatra o maestro de escuela las que se me han quedado en la memoria y han roto con los estereotipos, dándole un poderoso sentido y fuerza social a las películas en las que intervino. Así podría hablar de papeles memorables que ahora se me vienen a la mente, como ese detective enfrentado a los violentos prejuicios de la policía sureña norteamericana en el filme de Norman Jewison 'En el calor de la noche' (1968), Rod Steiger como coprotagonista. >Con su deceso concluye una etapa de lucha en contra de los prejuicios raciales y la equidad social. El actor se salió de los cánones con los que la industria marginaba a los actores de color, rompió tabúes y abanderó las causas sociales en los Estados Unidos de las décadas de los 50 y 60. Lucha que en cierto sentido continúa en el Hollywood actual, pero ya no precisamente por cuestiones raciales. Lo escribe Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.

1) El alma tenías tan clara y abierta. El alma tenías.. tan clara y abierta.. Que yo nunca pude.. Entrarme en tu alma.. Busqué los atajos.. Angostos, los pasos.. Altos y difíciles.. A tu alma se iba.. Por caminos anchos.. Preparé alta escala.. Soñaba altos muros.. Guardándote el alma.. Pero el alma tuya.. Estaba sin guarda.. De tapial ni cerca.. Te busqué la puerta.. Estrecha del alma.. Pero no tenía.. De franca que era.. Entradas tu alma.. ¿En dónde empezaba?.. ¿Acababa, en dónde?.. Me quedé por siempre.. Sentado en las vagas.. Lindes de tu alma". 2) ¡Cómo me dejas que te piense! ¡Cómo me dejas que te píense!.. Pensar en ti no lo hago solo, yo.. Pensar en ti es tenerte.. Como el desnudo cuerpo ante los besos.. Todo ante mi, entregada.. Siento cómo te das a mi memoria.. Cómo te rindes al pensar ardiente.. Tu gran consentimiento en la distancia.. Y más que consentir, más que entregarte.. Me ayudas, vienes hasta mi, me enseñas.. Recuerdos en escorzo, me haces señas.. Con las delicias, vivas, del pasado.. Invitándome.. Me dices desde allá.. Que hagamos lo que quiero.. Unirnos al pensarte.. Y entramos por el beso que me abres.. y Pensamos en ti, los dos, yo solo".