Van a pasar los años, incluso siglos -tal vez ya no estemos aquí-, y esta canción de Carole King la vamos a seguir escuchando, cada vez, como si fuera la primera vez: You've Got a Friend que además es un canto, un himno, una oda a la solidaridad, a la amistad, a la fraternidad, al "¡aquí estoy cuando me necesites, para eso son los amigos!" (Cuando estés triste y preocupado/y necesites algo de cuidado amoroso/y nada, nada esté bien/cierra tus ojos y piensa en mí/y pronto estaré ahí para iluminar incluso/tu noche más obscura/tu solo grita mi nombre/y tu sabes que donde sea que esté vendré corriendo..., ¡preciosa canción que llegó para quedarse en la mente de millones en todo el mundo y nosotros no somos la excepción y aquí la tenemos para compartirla para todos ustedes con la voz de su autora, con ese sonido acústico tan maravillosamente logrado: https://www.youtube.com/watch?v=IBh0NGNnRFY  Lo escribe Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.

No conozco a un varón –perdón del abuso de la masculinidad-, incluyo a las damas, que no sienta debilidad por una loción de diseño, digamos de un aroma fino, clásico, de esos que dejan estela al pasar. Retomo una sección de El País en donde señala las que son, a juicio del periódico madrileño, las 5 lociones más intemporales de los tiempos recientes. Empieza con Eau Sauvage (Agua Salvaje) de la casa Dior, de la cual destaco algunos extractos de la nota publicada. Su lanzamiento fue en 1966, o sea, tiene 67 años en el mercado de fragancias y sigue tan campante. Marcó un antes y un después en el mundo de los aromas masculinos, en cuanto a sus notas características lo describe como “un perfume fresco y cítrico, con una base de vetiver y unas notas de limón y romero que se perciben en su aplicación”. La sofisticación viene en envase. Para quienes la prefieren, los remite a una suerte como de colonia cara, nada que ver con la Sanborns, pero es como su prima francesa la aristócrata. Se define como una loción “viril, discreta y fresca” que contrasta con el tono dominante de la mayoría de las fragancias masculinas: olor a maderas. Se dice que cambió los cánones de estilo de los hombres actuales, digamos que los hizo más refinados. Desde que salió al mercado, no ha variado el diseño de la botella: las mismas estrías en diagonal del cristal, la misma etiqueta con el mismo logotipo y el mismo tapón plateado. A lo largo de las 5 décadas que tiene en el mercado, en su publicidad se han sucedido desde Alain Delon, Johnny Hallyday hasta Zinedine Zidane. El aroma original es difícil de igualar, incluso para quienes lo crearon. En mi opinión, es un aroma fresco, ideal para climas cálidos como los nuestros, sobre todo para el verano. No me imagino a un ruso o a un kazajastano con aroma a Agua Salvaje. ¿Usted qué opina? Lo comenta Marco Aurelio González Gama, directivo de "Crónica del Poder". Imagen de Mercado Libre.

Dos recordados comediantes, Manuel "Loco" Valdés y Hector Lechuga, hacían una pintura de humorismo blanco muy recordado por este francotirador. ‘Ensalada de locos’, que pasaba por el canal 2 a principios de los 70. Bueno, y no me da pena volver a decirlo, y lo repetiría las veces que fuera, el que escribe, de alguna manera es producto de la televisión mexicana, la comercial y la cultural, que en aquellos años la hacía el Estado. Mi cultura no es ajena a la televisión, me ayudó a formarme un pensamiento crítico. Y que este preámbulo sirva para decir que en agosto de 2020 murió uno de los íconos de verdad de la pantalla chica que abarcó cuatro décadas, de los años 50 a los 90, me refiero a Manuel Valdés, más conocido por el mote de ‘el Loco’, que lo volvería inmortal para la memoria de muchos como yo que lo recuerdo gratamente. ‘El Loco’ se ganó un lugar en el mundo de la televisión mexicana con programas como ‘Variedades del medio día’, en los ya muy lejanos 50, ‘Operación Ja Ja’; ‘Ensalada de locos’ al lado de Héctor Lechuga y Alejandro Suárez; ‘El show del Loco Valdés’ y ‘Variedades de media noche’. No está de más decir que Manuel fue hermano de los también actores Germán y Ramón Valdés, pero sobre todo se distinguió por su locuacidad, sus múltiples caras y gestos, por ser un extraordinario bailarín y por su capacidad para improvisar. Lechuga, Suárez y Valdés fueron de alguna manera los reyes del sketch humorístico. Siento pena por la partida del ‘Loco’, me divertí mucho con sus interminables ocurrencias, pero también fue un gran cantante de boleros. Dejo aquí su inolvidable interpretación de ‘Pichicuás’ y de pilón ‘Llegaron los gorrones’, ambas de Chava Flores. En paz descanse el recordado ‘Loco’:  https://www.youtube.com/watch?v=nu72vOYSOAA  Lo escribió Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal. Foto de You Tube.        

La primera vez que escuché con cierta conciencia a los ‘escarabajos’ (The Beatles), he de ver andado rondando los 5 o 6 años de edad, y como seguramente ocurrió también con muchos cuando escucharon por primera vez al ‘cuarteto de Liverpool’, su música me fascinó, en pocas palabras me embelesó. Algo había de diferente en sus melodías, en sus arreglos, en su orquestación, en su sonido único y diferente, especialmente a partir de su séptimo álbum, ‘Revolver’, ahí se nota el cambio, dirían hoy, la ‘transición’. Y no es que los seis anteriores no fueran álbumes valiosos, en especial yo destacaría ‘A Hard’s Day Night’ (1964) y ‘Help’ (1965), pero a partir de ‘Revolver’ hay un cambio, sobre todo en la orquestación y los arreglos y en donde ya se notaba la genial mano de George Martin, fue así como surgieron otros larga duración de época y que, conforme pasa el tiempo, cada vez se oyen mejor: ‘Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band’ (1967), Magical Mystery Tour (1967) y los tres últimos ‘Yellow Submarine (1969), ‘Abbey Road’ (1969) y ‘Let it Be’ (1970). No hay que escatimarle nada a John, Paul, George y Ringo, ellos eran los genios, sobre todo los dos primeros que exudaban un talento asombroso más cuando se ponían a escribir canciones, su fuerte era la composición musical y las letras, pero Martin, por sus conocimientos porque reunía varias virtudes: era un músico con formación clásica, sabía usar todos los recursos de un estudio de grabación y tenía un gran conocimiento de todos los géneros de la música popular, además, Martin que era un tipo elegante, el clásico Gentleman, era la cabeza fría y calculadora que metía al redil a los cuatro muchachos que lo único que querían hacer después de la música, la verdad, echar desmadre, reventarse hasta el extasío y andar con todas las muchachas que se les ponían por delante, estaban en la cima de la popularidad mundial, a decir del propio John Lennon, eran más famosos que Dios. The Beatles de todos modos hubieran triunfado con o sin Martin, no obstante ‘Yesterday’, ‘Eleanor Rigby’, ‘A Day in The Life’, ‘Strawbery Fields Forever’, ‘Penny Lane’, ‘Lady Madonna’ y ‘All You Need is Love’ jamás hubieran sonado como todavía suenan, como si las hubieran compuesto y grabado ayer. El 8 de marzo de 2016 falleció en su casa de Londres George Martin a los 90 años de edad, aparentemente por causas naturales. Lo escribió Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.

1) FRANCISCO HERNANDEZ: "Quitar la carne, toda.. hasta que el verso quede.. con la sonora oscuridad del hueso.. y al hueso desbastarlo, pulirlo, aguzarlo.. hasta que se convierta en aguja tan fina.. que atraviese la lengua sin dolencia.. aunque la sangre obstruya la garganta". 2) JOSE LUIS RIVAS: "Tal vez la dicha de vivir llega siempre con eso que sabemos.. a hurto de nuestro anhelo... ¿Cómo prestar al suelo.. alas.. que no sean las tuyas.. mar.. de mis brazos abiertos en el aire?". 3) SILVIA TOMASA RIVERA: "Ella lo vio desnudo sobre el agua.. no pudo más, dio media vuelta.. pero sus ojos quemaban como piedras.. bajo los pies oscuros.. Ella rompió esa noche el cántaro del sueño.. y bajó al río, donde él la esperaba.. sin palabras.. Son dos- ahora sumergidos.. en la fuente dorada de la vida". 4) MANUEL ANTONIO SANTIAGO: "Las bugambilias rojas... A media vereda.. donde la ramada se cierra... De la encalada muralla.. del largo muro blanco.. brota un incontrolable.. borbotón de flores.. que sin mesura mana.. y escurre hacia las piedras.. son pétalos de sangre". Los escribió Sergio González Levet en su artículo "Poetas en competencia". Foto de UV.

Mira la luna. La luna es tuya, nadie te la puede quitar. La has atado con los besos de tu mano y con la alegre mirada de tu corazón. Sólo es una gota de luz, una palabra, hermosa. Luna es la distante, la soñada, tan irreal como el cielo y como los puntos de las estrellas. La tienes en las manos, y en tu sonrisa se extiende su luz como una mancha de oro, como un beso derramado. Aceite de los ojos, su claridad se posa como un ave. Descansa en las hojas, en el suelo, en tu mejilla, en las paredes blancas, y se acurruca al pie de los árboles como un fantasma fatigado. Leche de luna, ungüento de luna tienen las cosas, y su rostro velado sonríe.Te la regalo, como te regalo mi corazón y mis días. Te la regalo para que la tires. Es de Jaime Sabines y la subió el Dr. Iván Hernández Gutiérrez a su cuenta de Facebook. Foto de "El Informador".

"La vida de esta artista ha transcurrido a través de una intensa y apasionada relación con el arte, a partir de los 13 años cuando se inscribió en La Esmeralda, y aún antes cuando en la infancia jugaba con plastilina y lápices de colores. Durante muchos años su pasión se cumplió fundamentalmente en la gráfica. Su obra es en ese campo amplísima: la anima el mundo de la infancia y la nostalgia de un universo que la autora no conoció personalmente, el de los objetos de ornato, el vestuario y peinado de las tres primeras décadas de este siglo. En este mundo existe siempre un misterio, un espacio de zozobra, un escalofrío de inquietud, y toda ella se apoya en una infinidad de detalles que perfilan y afinan ese misterioso central. En la obra de Leticia Tarragó, el detalle lo es todo. A partir de 1986, en Cancún, se produjo su primer reencuentro con el color. Luego, a principios de esta década, en un viaje a Alamos, Sonora, pinta una serie de paisajes acompañados de figuras fantasmales, que la sitúan de lleno en la pintura, reproduciendo en ella el clima de misterio que había introducido en su obra gráfica. El actual periodo, es un prodigio de imaginación y libertad. La pintora lleva esa libertad a uno de los géneros donde parece más difícil ejercerla, el retrato. Estas visiones captadas por el ojo de Leticia Tarragó constituyen una nueva aportación a la plástica mexicana.". Es parte de lo que escribió el maestro Sergio Pitol en la edición "Expresión Plástica, 35 artistas", del IVEC, en 1995.

Perdonen, pero de qué otra cosa más se pudiera estar hablando hoy a tres años y medio de pandemia que no fuera de comida. Y viene al caso que recibí varios comunicados del pasado Carrusel en donde hablo de alubias y de la afamada fabada asturiana. Y quiero dejar claro que para nada intenté cometer con mi guiso un sacrilegio. Miren, y ustedes lo saben mejor que yo, ¿de qué se trata la comida y la cocina el día de hoy?, pues de reinventarse. Alguien cuando leyó mi receta para preparar los frijolitos tuvo la siguiente expresión: ¿Alubias, con chiles en vinagre?, jajajaja. Agradezco la incredulidad, pero en la cocina hasta ahora no se ha escrito la última palabra. Por supuesto que hay recetas de cocinas que son patrimonio de la humanidad que están esculpidas en tablas de bronce, son intocables. Pero quién podría dudar que el pescado a la veracruzana es nuestra versión del navideño bacalao a la vizcaína y así muchos. Por lo tanto y para empezar la auténtica fabada asturiana es casi imposible de replicar en México porque la morcilla no se encuentra ni en el Oxxo, solo en contadas tiendas gourmet que no están al alcance de la mano, lo mismo pasa con las fabes, las asturianas hasta denominación de origen tienen y la morcilla ahumada tampoco es fácil de encontrar. Y la preparación de la fabada es un auténtico ritual de cinco o seis horas. A ver, la receta de mi madre era así de simple como la platiqué, pero tenía dos secretos básicos: el primero, el frijol lo cocía con un trozo de cebolla y tres dientes de ajo, más, ¡ojo!, una “tronquito” de las hojas de laurel; segundo, aquí yo les puse chuleta –mi madre también-, pero el ingrediente principal era un hueso cortado en dos o tres partes de un buen hueso de jamón de cerdo de ‘El Borrego’ –cuando vayan a mi tierra pasen por uno, trae mucha carne y cuando mucho cuesta $20.00- que agregaba a la cocción de las alubias un toque sensacional. Las porciones cada quien le tiene que calcular de acuerdo a los comensales, pero el chorrito de vinagre de los chiles, así como las rodajas de zanahoria, dos o tres chiles y pedacería de la cebolla le otorgan un ligero picor nada desagradable, lo recomiendo. Le lechuga romana troceada es opcional, pero le otorga cierto equilibrio a tan untuoso platillo. Lo garantizo. Lo escribió Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal. Foto de "TripAdvisor".

Desde el mirador: Manolo Santiago.. Oteo desde lo alto de la terraza la agitada marisma verde de los flamboyanes: Llameantes árboles de fuego, hojas en encrespado oleaje, acometidas frondosidades agitadas. En el entrevero de sendas que cruzan robustos ramajes surgen cien barcas anaranjadas, cien naves de encendidas flamas, cien ágiles flores turgentes de tupidos pétalos, granates y sangrientos. Que se hunden y flotan, que encallan y revuelan en las aguas del viento. Foto de Víctor León.

1) "Hay un placer en la locura que sólo los locos conocen": John Dryden. 2) "Prefiero una locura que me entusiasme que una verdad que me abata": Christop Martin Wfeland". 3)"No hay genio sin un gramo de locura": Aristóteles. 4) "Una vez al año es lícito hacer locuras": San Agustín. 5) "No hay loco de quien algo no pueda aprender el cuerdo": Pedro Calderón de la Barca. 6) "La cólera es una locura breve": Quinto Horacio Flaco. 7) "En el amor siempre hay algo de locura, más en la locura siempre hay algo de razón": Federico Nietzche. 8) "Cuando todo mundo está loco, ser cuerdo es una locura": Paul Samuelson. 9) "A la gente le gusta que siempre haya un loco a su alrededor": Alfredo Bryor Echenique. 10) "La verdadera locura es tan rara como la verdadera sabiduría. Quizá no sea en el fondo otra cosa que la sabiduría misma, que cansada ya de saberlo todo y de descubrir las verguenzas del mundo, ha tomado la resolución de volverse loca": Heinrich Heine. 11) "La sensatez no conviene en todas las ocasiones, a veces hay que ser un poco loco con los locos": Menandro. 12) "Todos nacemos locos. Algunos siguen siéndolo toda la vida": Samuel Beckett.