La comunidad judía en México es un conglomerado poblacional relativamente pequeño en número, apenas un poco más de 70 mil miembros que se encuentran básicamente concentrados en el D.F., y unos cuantos en Monterrey, Guadalajara y Puebla. Nada más para darse cuenta del tamaño reducido de la comunidad judía en México, en los Estados Unidos tan solo en la ciudad de New York habita una comunidad de poco más de 2 millones de judíos y en Argentina, el segundo país que más judíos concentra después de los EUA en el mundo, hay aproximadamente 300 mil de los que la mayoría residen en Buenos Aires, pero volviendo a la importancia que esta pequeña comunidad tiene y ha tenido en México, bastaría con mencionar tan solo a algunos de estos prominentes personajes: Sabina Berman, Margó Glantz, Marcos Moshinsky, Jacobo Zabludowsky (+); Mauricio Achar (propietario de la librería Gandhi), Shanik Berman, Luis Rubio, Leo Zuckermann, Sara Sefchovich, Esther Shabot, Jacqueline Peschard, Jorge Castañeda Gutmann, Alberto Pérez Dayán (ministro de la Corte), Alberto Saba, José Gordón, Abraham Zabludowsky (el arquitecto), Leonardo Nierman y Mathías Goeritz. Como podemos ver, es y ha sido una comunidad relevante. Lo comenta Marco Aurelio Gonzàlez Gama, directivo de este Portal.

Francisco Javier Parrilla Benita, exiliado también, era el profesor de quinto año. Nació un primero de marzo de 1908 en Villar de Cañas, un pequeño municipio de la provincia de Cuenca, en la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha, en la parte central de España, muy cerca de Madrid. Al igual que el resto de profesores del Grupo Escolar Cervantes en Córdoba, Veracruz, formó parte de su plantilla original a la fundación de este en el año 40. El profesor Parrilla, probablemente fue el más reservado entre los profesores del Cervantes, era de pocas palabras pero decía mucho con la mirada. Lo recuerdo todavía hoy, hasta parece que lo estoy viendo parado frente a mí, de figura más bien baja y levemente regordeta, frente amplia, cejas rebosantes, de sonrisa discreta, siempre serio y poco afecto a expresar con sus emociones. En aquella época de la escuela primaria, todavía no era censurado ni mal visto el fumar en espacios públicos cerrados, por lo que el profesor Parrilla, amante del tabaco, se despachaba cuatro o cinco cigarrillos ‘Del prado’ con filtro en plena clase, pocas veces se quitaba el pitillo de la boca en donde se iba acumulando la ceniza en una suerte de equilibrio que evitaba que cayera al suelo. ¡Cosas que recuerda uno de aquellos años! Con Parrilla conocimos el continente americano desde el Mar de Bering y las Islas Aleutianas hasta la Tierra del Fuego, Norteamérica, Centro y Sudamérica, países y sus capitales, y con él aprendimos a dibujar con el polvo raspado con una Gillette de los lápices de colores, a jugar con la luz, las sombras y la perspectiva, o simplemente a dibujar con el lápiz negro. El dibujo y la caligrafía clásica eran dos de sus pasiones y manejaba el pantógrafo con singular destreza. Parrilla fue un hombre estricto a más no poder, tenía muy claro el principio de autoridad que debía imperar en el salón de clases, por lo que su trato a los alumnos era más bien seco. Buscando algo de sus antecedentes en España, me he encontrado con que fue un sindicalista consumado y un árbol genealógico con datos familiares que se remontan hasta el siglo XVII. A la muerte de Franco y una vez restaurada la democracia en su tierra natal, el profesor Parrilla gozando ya de su jubilación regresó a vivir a España en donde falleció a una edad avanzada. Lo escribe Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.

En septiembre el pozole es obligado. Cuando llegué a trabajar hace algunos años al estado de Guerrero, confieso que poco sabía acerca de la cocina tradicional de esa montañosa entidad del Pacífico sur de nuestro país. Si acaso había comido el pozole blanco guerrerense, que lo comí y mucho principalmente en la Ciudad de México, pero en mis viajes anteriores a Acapulco no recuerdo haber comido esa maravillosa y misteriosa infusión. Cuando viví allá, cuando preguntaba cómo lo hacían y cuál era la base para que saliera ese caldo más bien espeso, siempre mis interlocutores me negaban la receta. Debo decir que en los mercados de Chilpancingo e Iguala las marchantas venden el ingrediente principal que es una especie de polvo verde ya sazonado y listo para ser agregado al caldo blanco hasta darle la consistencia ‘gruesa’ deseada. Años después supe que era pepita verde de calabaza más otras hierbas endémicas de Guerrero y sospecho que le ponen chile poblano. Como quiera, el pozole verde es otra cosa para quienes no lo han probado. Por supuesto acompañado de su respectivo orégano, cebolla picada, aguacate, chile molido y cascaritas de chicharrón, que ya remojado en el caldo es delicioso. Los nativos cuando lo comen hacen una verdadera bomba del rico platillo porque le agregan sardinas en aceite y, no contentos, le adicionan un huevo crudo que integran también al revoltijo. Me gusta con maciza y, si acaso, con pata de cerdo, eso sí acompañado de sus chalupas, chiles capones rellenos de requesón, flautitas de pollo en salsa caldosa y para cortar la grasa de tan opípara y exótica comida dos o tres mezcales de Guerrero, una chevecha, sin faltar un ‘Yoli’ de limón, que es el refresco del estado, ya absorbido por The Coca Cola Company. Eso sí, el pozole hay que exigir que lo sirvan en cazuela orejona de barro porque les garantizo que sabe y huele diferente. ¡Pos olé!, que te quiero verde! Lo escribió Marco Aurelio González Gama, directivo de este portal.

Una de las cosas más memorables de la época decembrina (del invierno temprano) de mi tierra –Córdoba, por si alguien lo ignoraba-, que es a su vez una delicia de la gastronomía de la región, herencia culinaria que heredamos de los antiguos habitantes náhuatls que moraron esta parte del centro de Veracruz, en donde empieza el trópico húmedo digamos, la montaña termina y comienza la planicie que empieza a declinar hacia el litoral y la Cuenca del Papaloapan. Los tepejilotes seguramente los degustaron los señores que dominaron esta parte del imperio azteca, el “lugar de los amates” (papel) y que hoy, en mi tierra, los paladeamos con singular gusto porque son un tesoro de dioses. Los tepejilotes son una especie de tallos que se extraen de las palmas camedoras (Chamaedorea tepejilote), que crecen de manera silvestre bajo las sombras de los árboles y que estas a su vez proporcionan sombra a las cafetales. Ya recolectados tienen forma como de cucuruchos que se abren a todo lo largo para ser extraídos después de quitarles varias capas del tejido que los recubren. Son de un color entre amarillo claro y verde. Los hay muy tiernos y suaves de sabor delicado, hasta los recios de sabor fuerte tirando a amargos. Se cuecen en abundante agua salada y ya cocidos la gente acostumbra prepararlos a la vinagreta (con chiles jalapeños, zanahorias, cebollas y ajos aromatizados con hierbas como el laurel, orégano y bolitas de pimienta y sal) o se capean acompañados de queso redondo fresco cordobés con envoltura de hoja de plátano, servidos solos o con caldillo de jitomate. Su sabor ya cocinados es insuperable. Son de estas épocas porque se empiezan a recolectar a finales de octubre. Lo escribe Marco Aurelio González Gama, directivo de este Portal.

¿En cuál de los siguientes portales electrónicos, encuentra usted mejor información sobre fechas y datos de cumpleaños de personajes locales y nacionales, recomendaciones gastronómicas, recomendaciones sobre vinos, pelìculas y libros, recuerdos de personajes importantes que han fallecido, recuerdo de las principales calles, construcciones, hechos y personajes del pasado en Xalapa y Veracruz, nombres de los principales lectores, así como las mejores frases cèlebres sobre la felicidad, la polìtica, la actitud, prudencia, familia, educación y vejez, etc?:  A) El Universal, de México. B) El País, de España. C) The New York Times, de EU. D) Crónica del Poder..

Hay mucha confusión cuando se habla de la llamada salsa macha. Si uno entra al buscador preferido de todos y escribe el nombre de ese maravilloso manjar de dioses, le van a salir diferentes recetas y tutoriales que describen, según esto, la forma en la que se prepara la salsa macha, pero ninguna corresponde a la original, al menos la que tiene su origen en la región de Córdoba, Orizaba, Huatusco y alrededores. He visto tutoriales en YouTube que presentan, perdóneme usted la expresión, verdaderas aberraciones de mixturas que tienen como ingrediente principal una variedad de chiles que no corresponden con la receta original del guiso, como mandan los cánones para que me entienda usted. Y es que hay un mal entendido de parte de algunos “expertos” porque asocian el adjetivo macha a una salsa picante en exceso, y no hay nada más alejado de la realidad que eso. Una salsa macha no debe picar, una buena salsa macha la define un sabor delicado, fino, que pique –apenas- pero que no incomode o moleste al paladar del comensal. Por eso, una salsa elaborada a base de chiles como el de árbol, piquín, morita, cascabel o inclusive chipotle (chile seco como se le llama en Xalapa y anexas), esa no es salsa macha por más que se prepare como si fuera la auténtica (ajo, aceite y sal, molcajeteada o triturada en licuadora). La auténtica salsa macha debe tener como base chile serrano seco –y ajo en cantidades generosas- o para paladares muy exigentes de plano, un chile que se produce en la región de Huatusco al que se le conoce popularmente como comapeño, el cual, a punto de tueste, tiene un sabor característico parecido al ajonjolí, con toques de nuez de castilla, pepita de calabaza e inclusive nuez de macadamia. Y por favor, la próxima vez que vaya al súper a comprar una salsa macha comercial, que no le engañen, que no le cuenten y que no le vayan a dar gato por liebre. Puede usted hacer sus pedidos especiales al correo electrónico del que esto escribe, y con gusto le preparamos la versión exclusiva de la casa para usted. Lo comenta Marco Auelio González Gama, directivo de este Portal

"Tener 60 años es tener dos veces 30 años, es entonces reconocer la densidad y riqueza del ayer, y lo frágil del mañana; es estar dispuesta a vivir intensamente la década que se abre, es ya no posponer los sueños y hacerlos realidad en la medida de lo posible. Tener 60 años es por fin saber quiénes son tus verdaderos amigos y amigas. Tener 60 años es burlarse de todas las dietas de las revistas femeninas. Tener 60 años es conversar con la soledad y nunca sentirse sola con ella. Tener 60 años es ya no pedirle permiso a nadie para cumplir un viejo sueño. Tener 60 años es asombrarse de lo que ha logrado con sus hijos o con sus hijas que ya están en la década de los 30. Tener 60 años es entender el misterio de la vida. Hoy, doy la bienvenida a mis recién inaugurados 60 años". Es parte de lo que escribió en Colombia Mirta Núñez.. "Adolescentes a los 60, crecimos escuchando a los Beatles, bailando twist, admirando a los hippies, protestando la guerra de Vietnam, dibujando en todas el símbolo de la paz, vistiendo pantalones campanas y minifaldas y demandando "paz y amor", agregan en "Escribiendo en voz alta".

Esa es la oscuridad..   Si alguien apaga la luz para recordar la flor que crece de los labios que ha besado; cuando el polluelo de paloma, aún sin abrir las níveas alas, cae en las ágiles garras del gavilán; cuando un trastabillante ciego se enamora de una mujer de ojos de escurridiza hiedra; y la luminosa luna se asoma en el fondo del pozo en que has llorado. Si Dios no baja un trozo de pan a los que tienen hambre; cuando el dolor quiebra cristales de sal amarga en tu corazón; si la carta de amor se extravía y va a dar a manos del que más hieres; y, por los callejones de largas lajas, de madrugada se oye el paso turbado de los ebrios que cantan viejos boleros. Si los vagabundos vacían botellas de licor al desencanto; cuando detrás de la ventana el asesino reza en silencio un Padre Nuestro; si por el desvarío del otoño se pisan hojas secas de hayas en la alameda; y el estruendo luminoso del rayo avisa de un largo vendaval lluvioso que arreciará de madrugada. Si caminas extraviado por veredas sin fin; cuando el mar se ha ennegrecido con las aguas turbulentas de ríos perdidos; cuando un gato oscuro llora igual que un niño sin los pechos maternos; y caen cenizas de las chimeneas que ahuyentan al invierno. Si ves que ante el espejo el tiempo ha hecho de las suyas; cuando en el florero se marchiten las rosas del fin de semana; si el océano lanza caracolas donde las dunas comienzan a apoderarse de la Tierra; y el mendigo conoce que quien va adelante lleva en la cartera numerosos billetes. Si el avaro no logra conciliar el sueño por falta de una moneda; cuando la soledad siembra su atormentada semilla gris; cuando el desamor pudre sus frutos caídos; y pasas por debajo de una alta escalera sin una pata de conejo pardo. Si el miedo se adentra en el eco de tu pecho; cuando viene a sacudir la memoria el viejo recuerdo de un amor que se creía olvidado; si escuchas la apagada voz de los que pronto habrán de morir; y, entre sábanas revueltas, un cuerpo penetra en sombras de otro. Cuando, de medianoche, la muerte nos sopla al oído su silencio: Esa es la oscuridad. Foto de Víctor León.        

1) "En 1936, el PNR postuló a Aurora Meza Andrade como Presidenta Municipal de Chilpancingo, siendo la primera mujer que ocupó ese cargo de elección popular a nivel nacional y en Latinoamérica". 2) "Siendo presidente Manuel Avila Camacho (1940-1046) se incorporó a Matilda Rodríguez Cabo en un cargo relevante en la administración pública federal nombrándole Jefa de Previsión Social de la Secretaría de Gobernación". 3) "El 6 de abril de 1952, en la Asamblea Nacional Femenil, Adolfo Ruiz Cortines se comprometió ante 20 mil mujeres, en el estadio "18 de Marzo" de la ciudad de México a que, de ganar la contienda, llevaría a cabo reformas constitucionales tendientes a otorgar a la mujer mexicana la igualdad política, lo que concretó siendo Presidente, el 2 de diciembre de 1952". 4) "La primera mujer que ocupó el cargo de diputada federal fue Aurora Jiménez de Palacios, por Baja California Norte, en 1954". 5) La diputada priista Luz María Zaleta Islas de Elsner fue la primera mujer que contestó un informe presidencial en 1966". Son datos tomados del libro "PRImeras de México" de Zaida Lladó Castillo.

1) "El cristianismo podría ser bueno, si alguien intentara practicarlo": George Bernard Shaw. 2) "El arte, la religión y la filosofía sólo difieren por la forma: su objeto es el mismo": Wendell Phillips. 3) "La experiencia demuestra que el hombre no puede ser virtuoso sin la religión": Jean Jacques Rousseau. 4) "Para el alma, la religión constituye un consenso normal exactamente igual al de la salud para el cuerpo": Auguste Comte. 5) "Las sagradas escrituras son la suprema verdad": Leonardo Da Vinci. 6) "Leed la Biblia una y mil veces; si no tenéis gusto es que habéis perdido la llave del conocimiento": Miguel Serverto. 6) "Sólo hay una religión verdadera, pero pueden haber muchas especies de fe": Enmanuel Kant. 7) "La religión es amor y porque es amor es poesía" Gustavo Adolfo Bécquer. 8) "Un hombre sin religión es como un caballo sin freno": Proverbio latino. 9) "La oración debería ser la llave del día y el cerrojo de la noche": Thomas Fuller. 10) "Para los cristianos el alma es inmortal, su inmortalidad confiere una significación profunda y decisiva": Juan Pablo II.